Investigan si una bebé con muerte cerebral fue víctima de violencia

Tiene en vilo a San Julián y Río Gallegos el caso de una pequeña de dos años que tiene muerte cerebral tras recibir fuertes golpes en la cabeza. Su madre y su niñera no pudieron explicar las lesiones. Mientras avanza la investigación se analiza la posibilidad de donar sus órganos.

La menor, que hubiese cumplido mañana los dos años, fue declarada con muerte cerebral ayer en el Hospital Regional, a raíz de una serie de lesiones en la cabeza. Su madre no habría podido explicar qué le pasó y las autoridades investigan si hubo violencia infantil.

Si bien la investigación se mantiene en reserva se pudo saber que el lunes por la mañana la menor era cuidada por una niñera. A la hora del desayuno, la mujer va a la habitación de la chiquita para despertarla. No puede. Cuando la madre llegó a la casa se la llevó sin más al hospital de Puerto San Julián, localidad en la que viven hace ya varios meses. Los médicos le dicen que la nena está ida, que convulsiona y ordenan su traslado a Río Gallegos, allí llegaron el mismo lunes.

Una vez en el Hospital Regional los profesionales que recibieron a la menor dieron aviso a las autoridades judiciales. Es que, según fuentes consultadas por TiempoSur, la pequeña presentaba severas lesiones en el cráneo, se cree que algunas, de vieja data.

En el Regional, la nena fue declarada ayer con muerte cerebral, un cuadro incompatible con la vida, y por lo tanto, se activó el protocolo del INCUCAI, ante la posibilidad de que pueda efectuarse una ablación de órganos.

Investigación

Las fuentes consultadas por este diario no salían ayer de su asombro ante la gravedad de las lesiones que presentaba la cabeza de la nena. Si bien aseguraron que no se trató de algo reconocible a simple vista, sí habrían podido determinar que había múltiples golpes que no habrían sido tratados.

Para determinar cómo se provocaron las lesiones de la nena, el Juzgado de Instrucción Nº1 se abocó a la investigación del caso, y probar la existencia de negligencia o disciplina violenta en el hogar sanjulianense.

La madre, una trabajadora joven oriunda de otra provincia habría reconocido que alguna vez se le cayó, que quizás también pudo haberle sucedido lo mismo a la niñera, que la noche anterior la acostó y que estaba bien, pero no aportó un testimonio coincidente con las lesiones que llevaron a la muerte a su hija.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico