La caletense Alejandra "Rubí" Aparicio está en la antesala del profesionalismo

La boxeadora de categoría gallo (54) kg se apresta a realizar su último combate como amateur en la localidad chubutense de José de San Martín enfrentando a la local Lorena Corruhinca y luego deberá esperar que la FAB la incorpore al campo rentado.

Caleta Olivia (Agencia)

La Federación Argentina de Box, incorporará al ámbito profesional en los primeros meses de 2018 a la boxeadora caletense Alejandra “Rubí” Aparicio. Ello la convertirá en la segunda santacruceña del género en incursionar en ese ámbito deportivo luego de que lo hiciera la truncadense Romina Guichapani.

A los 28 años, la blonda pugilista de categoría gallo (54) kg) se apresta a realizar su último combate como amateur en la localidad chubutense de José de San Martín enfrentando a la local Lorena Corruhinca y luego deberá esperar que la FAB la incorpore al campo rentado.

Su último combate lo sostuvo hace pocas semanas en un festival que se realizó en el gimnasio municipal N° 1 de Comodoro Rivadavia venciendo por puntos a Wanda Gómez en los tres rounds pautados por amateurismo.

Esa misma noche lució un cinturón artesanal que le obsequio el escultor Carlos Casas, el cual representa una suerte de grial del boxeo regional, lo que la hizo sentir como sus referentes preferidas que alcanzaron trayectoria internacional, la “Tigresa” Marcela Acuña y Alejandra “Locomotora” Oliveras, quien le prometió ser su madrina deportiva.

FUE SUBCAMPEONA NACIONAL A LOS 16 AÑOS

La pupila del José Cruz, instructor de la Escuela Municipal de Caleta Olivia, “Rubí” ya ha acumulado la suficiente cantidad de peleas para ingresar al profesionalismo, habiendo salido victoriosa en la mayoría de ellas, pero además tiene como mejor antecedente el hecho de haber sido subcampeona nacional amateur en 2005 de la categoría mosca (48 kg) título obtenido en un campeonato realizado en Mendoza cuando tenía 16 años.

Comenzó en esta dura disciplina deportiva cuando solo contaba con 11 años en Las Heras, por ello dice que también es representante de esa localidad y luego de acumular más de treinta peleas, hizo un receso cuando fue mamá, pero retornó a los cuadriláteros en 2016.

Su entrenador la define como una boxeadora contragolpeadora de rápidas respuestas al movimiento de sus rivales, pero que además continúa perfeccionándose en la defensa.

De ahora en más, su carrera entrará en una etapa mucho más difícil, ya que debe contar con el apoyo de instituciones auspiciantes y sponsors para solventar gastos de viajes y estadías, contando solamente por ahora con la colaboración de Viviendas Costa Sur de Caleta Olivia y de la confitería bailable El Garufita de La Heras, en tanto que su instructor coordina las futuras presentaciones con el reconocido promotor comodorense Vicente “Vasco” Arisnabarreta.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico