La Cámara de Apelaciones de Comodoro podría tratar la causa sobre las escuchas que se realizaron a la familia Maldonado

La fiscal federal de Esquel, Silvina Avila, apeló esta semana la decisión del juez Gustavo Lleral de destruir esos audios ordenados por ella. Argumentó que las escuchas no pueden ser destruidas porque aportan pruebas sobre falsos testimonios y un supuesto plan para plantar pistas con el objetivo de obstruir y desviar la investigación del caso Santiago Maldonado.

La Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia sería finalmente la que resuelva la controversia planteada en torno a si se preservan o se destruyen los audios de las escuchas telefónicas a familiares y allegados a Santiago Maldonado, hallado muerto el año pasado en las aguas del río Chubut.

La orden de escuchar esas conversaciones había sido dada por el apartado juez federal de Esquel Guido Otranto, a instancias de la fiscal, Silvina Ávila; pero el juez que tomó intervención con posterioridad, Gustavo Lleral, dispuso la destrucción del material y declaró la nulidad de la información obtenida por esa vía.

El fallo de 34 páginas de Lleral consideró que en lugar de investigar las comunicaciones de los gendarmes que llegaron a la vera del río Chubut, Otranto ordenó escuchas del hermano de la víctima, Sergio Maldonado, y a los testigos de la causa: Ariel Garzi, Claudina Pilquiman y Marcela Anarda Stocovaz.

Bajo ese argumento, Lleral había ordenado que se suspendieran las escuchas el 30 de septiembre del año pasado, ni bien se hizo cargo de la investigación, y fue más allá la semana pasada al ordenar destruir los audios.

Esta semana la fiscal Avila apeló la decisión argumentando que las escuchas aportan prueba sobre falsos testimonios y un supuesto plan para plantar pistas con el objetivo de obstruir y desviar la investigación del caso Maldonado.

“El juzgado de origen es el de Esquel, y ahí deben ser dirigidas todas las impugnaciones que luego me serán remitidas, en el transcurso de los próximo días”, aclaró ayer en diálogo con Télam el juez Lleral, quien fue afectado de manera exclusiva a la causa por la desaparición de Santiago Maldonado el año pasado.

Esa exclusividad implicó que el juez de Rawson se constituyera en Esquel para asegurar proximidad en la investigación, condición que se prolongó hasta el 31 de diciembre, tras lo cual Lleral volvió a su asiento en la capital chubutense y retomó el resto de las causas en su despacho, además del caso Maldonado.

El juez federal de Rawson explicó: “por esta razón todas las apelaciones a la resolución que dicté en principio se presentan en Esquel, que es el juzgado natural de la causa y luego llegarán a mi oficina en Rawson vía correspondencia formal para que resuelva”.

Fuentes judiciales revelaron a Télam que si bien el juez de Rawson deberá declarar si es pertinente o no el pedido, es de práctica que si cumple los requisitos formales se habilite el recurso para elevarlo a la Cámara de Apelaciones de Comodoro Rivadavia, que es el tribunal de alzada.

Ese foro está presidido por Javier María Leal De Ibarra e integrado por los magistrados Aldo Erico Suárez y Lilia Hebe Corchuelo de Huberman. Se trata del mismo tribunal que el año pasado apartó al juez Otranto y puso en su lugar a Lleral para que se encargue de la investigación del caso Maldonado.

Sobre la causa, y eventualmente las escuchas, podría tener interés también el juez federal porteño Daniel Rafecas, quien tiene competencia sobre la denuncia por espionaje contra Gendarmería impulsada por Sergio Maldonado y el Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (Ceprodh).

“Cualquiera de las partes puede cuestionar mi resolución ante la Cámara, eso es cierto, pero yo hice lo que considero que tenía que hacer y así lo dejé asentado por escrito como corresponde”, cerró Lleral en diálogo con Télam.

Santiago Maldonado había desaparecido el 1 de agosto de 2017 durante un operativo de represión de Gendarmería en una comunidad mapuche de Cushamen, y su cadáver fue encontrado el 17 de octubre en el río Chubut, a escasa distancia de donde se había sido visto por última vez.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico