"Le faltaba la medicación", admitió el jefe de Policía

Miguel Gómez habló de la muerte de Alejandro "Tino" John, reconociendo que también maniataron a su mujer durante el operativo del GEOP en el que la víctima recibió un mortal disparo en la cabeza.

“Quien decidió que se constituya el Grupo Especial en el sitio fui yo, atento a las circunstancias que ocurrían”, reconoció este martes el jefe de Policía de Chubut, Miguel Gómez, al referirse al operativo del GEOP del jueves en Las Golondrinas que concluyó con Alejandro Martín “Tino” John muerto de un disparo en la cabeza.

El hecho adquirió ribetes internacionales debido a que John era también ciudadano estadounidense y por ello la Embajada de ese país pidió información al Gobierno nacional y el ministro provincial de Seguridad, Federico Massoni, podría ser interpelado en la Legislatura.

“A quien hace la denuncia, la familia del hombre fallecido le dijo que se vaya de su casa porque iría por él. El hombre estaba atrincherado en el primer piso; primero se arrojó una granada de humo y luego una segunda, auditiva”, continuó Gómez respecto del operativo que concluyó con la muerte del hombre que padecía problemas psiquiátricos.

“Nada funcionó con el hombre al que le faltaba la medicación y que había consumido bebidas blancas. La esposa del hombre lo alerta sobre esta situación y ella es reducida con precintos; no fue maniatada”, explicó Gómez en Radio 3.

“El GEOP se topa al subir con una escalera caracol, el hombre salía con un arma de fuego al igual que lo había hecho el día anterior donde había agredido al personal convencional que había ido. Esto ponía en resigo al personal policial que iba a cumplir con una orden judicial. La tercera vez que esta persona sale con intención de matar o herir al personal policial… es ahí donde lamentablemente el escudero lo neutraliza con el resultado lamentable”, añadió el jefe policial que era jefe del GEOP cuando ocurrió el sitio en Corcovado en marzo de 2009.

“Esa situación está debidamente registrada en los videos en las cámaras Go Pro que los efectivos llevan. Nosotros sabíamos por los mismos hijos que esta persona había suspendido su medicación. No se lo pudo reducir de otra manera porque el hombre se atrincheró con tres armas de fuego”, concluyó.

EL RECLAMO DE LA FAMILIA

“Queremos saber realmente qué pasó con mi papá, pero el procedimiento estuvo muy mal hecho”, sostuvo el lunes Donato John en la movilización que hubo en El Hoyo, frente al juzgado interviniente y el fiscal Carlos Díaz Meyer, quien se resiste a dar intervención a un organismo nacional para que esclarezca el episodio en el que no se contó con un mediador.

Dana John –otra hija de la víctima de 62 años- acotó que “estamos destruidos. Mi viejo era un buen tipo; queda de manifiesto con toda esta gente que nos vino a acompañar. Quiero que salga a la luz todo lo que pasó; es una causa llena de irregularidades y no tendría que haber terminado de esa manera. De hecho, esa mañana hablé con mi papá y estaba bien; ahora nadie me lo devuelve”.

En este contexto, se presentó una nota con unas 150 firmas de vecinos de la Comarca Andina que demandan al Consejo de la Magistratura de la provincia del Chubut “la acusación del juez Ricardo Rolón y el fiscal Carlos Díaz Mayer, por cuyas órdenes conexas se produjo el homicidio de Tino John”.

Argumentaron que la víctima era “un sufriente mental, cuya enfermedad era pública y notoria en la zona”, al tiempo que califican el procedimiento judicial como “un método medieval replicado por el Poder Judicial del Chubut” ya que “el 15 de junio se cumplen 806 años de aquel salto hacia la civilización, cuando en el año 1215 se debió exigir al rey Juan Sin Tierras que no dispusiera de la muerte de las personas en forma arbitraria”.

A criterio de los firmantes, “toda la investigación que se haga -y los justificativos y atenuantes que puedan esgrimir estos funcionarios-, podrá invocar la razonabilidad en el medio empleado”, sumado a que el GEOP “posee capacitación suficiente en tácticas y estrategias para evitar un fallecimiento. El homicidio como única alternativa ofende la razón y la dignidad de los ciudadanos, quienes no estamos dispuestos a tolerar que en nuestra tierra la justicia mantenga a funcionarios que por su indolencia, incapacidad, falta de criterio y empatía tengan a la muerte como método en la resolución y justificativo de desenlace de conflictos”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico