Lenguaje: los bebés empiezan a conectar palabras muy pronto

Los bebés aparentemente tienen una mejor comprensión del lenguaje de los adultos que lo que se podría pensar.

Una nueva investigación revela que pueden identificar los significados de algunas palabras e incluso reconocer que algunas palabras están más conectadas con ciertas palabras que con otras.

El hallazgo se basa en un análisis que usó un programa de rastreo de los ojos para ver cómo reaccionaban unos 40 bebés cuando se mencionaban ciertas palabras (y pares de palabras) en su presencia.

“Aunque no hay muchas señales manifiestas de conocimiento del lenguaje en los bebés, el lenguaje sin duda se está desarrollando de forma acelerada debajo de la superficie”, dijo la autora del estudio, Elika Bergelson, profesora asistente de psicología y neurociencia en la Universidad de Duke.

“Incluso en las etapas muy tempranas de comprensión, los bebés parecen saber algo sobre cómo las palabras se relacionan entre sí”, aseguró Bergelson.

“Y ya a los 6 meses, aspectos medibles del ambiente de su hogar predicen hasta qué punto tienen este nivel inicial de conocimiento”.

Los hallazgos podrían finalmente apuntar al camino para crear “una posible intervención con niños que podrían estar en riesgo de retrasos o déficits de lenguaje”, planteó.

En una investigación anterior, Bergelson encontró que incluso los bebés de apenas 6 a 9 meses de edad son capaces de seguir las palabras relacionadas con la comida y las partes del cuerpo.

La actual investigación de seguimiento fue realizada en un entorno de laboratorio y en la casa de cada bebé participante.

En un caso, se rastrearon los ojos del bebé mientras miraba la pantalla de una computadora que producía destellos de varios pares de imágenes y su cuidador decía las palabras para cada par en voz alta. Algunos pares de imágenes estaban relacionadas, como por ejemplo una mano y un pie, y otras no, como un pie y una caja de leche.

Los bebés parecían reconocer cuándo las imágenes estaban relacionadas, dijo Bergelson.

En las pruebas realizadas en casa se grabaron en audio y en video las interacciones parentales con el bebé. Al final, las grabaciones sugirieron que los bebés parecen seguir mejor el significado de una palabra cuando al mencionarla vino acompañada por una pista visual clara, encontró el estudio.

Eso significó, por ejemplo, que decir la palabra “bolígrafo” mientras se mostraba un bolígrafo pareció tener un impacto mayor que, por ejemplo, decir la palabra “león” sin ninguna indicación de qué podría ser un león.

“Mi consejo para los padres siempre es que cuanto más hablen con sus hijos, mejor”, dijo Bergelson. “Ellos escuchan y aprenden de lo que usted dice, aunque no lo parezca”.

Los hallazgos aparecen en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico