Los millennials y el primer empleo

En una jornada de debate, expertos analizaron los nuevos desafíos que plantean los jóvenes a las empresas. Además, coincidieron en que se requiere mayor flexibilidad para incorporar a quienes dan sus primeros pasos en el mundo laboral.

Matías Ortega
mortega@ambito.com.ar

¿Son realmente tan distintos los jóvenes de la generación millennial a sus antecesores? La respuesta es: no. Sin embargo, aquellas cosas que sí les son propias les exigen a las empresas mayor esfuerzo para mantenerlos motivados, y el compromiso de resolver la eterna paradoja de pedir experiencia laboral a chicos que recién terminaron el colegio. Así surgió en el seminario “Los desafíos del primer empleo”, auspiciado por Arcos Dorados.

“Se los define como incapaces de comprometerse, pero 8 de 10 confía en sus capacidades; en cambio sólo el 29% cree que la sociedad confía en ellos y ellos mismos desconfían de la sociedad”, explicó Mariela Mociulsky, directora de Trendsity. Y profundizó sobre sus características: “Son más creativos, tienen acceso a más información. Se sienten capaces de aprender y se sienten productivos. Creen en el trabajo en equipo. Son flexibles, les gusta tener responsabilidades y demandan más oportunidades”.

Para Patricio Nobili, director de RR.HH. para la División Sur de McDonald’s, la mayoría de estas características no son exclusivas de los millennials, sino que “lo que pasa es que esta generación expresa y lucha por lo que siente, y las anteriores no”. “La vinculación entre generaciones es importante. No somos tan distintos”, agregó Christoff Poppe, de United Airlines, y afirmó que “es propio de esta generación el debate, porque se permite y se acepta el intercambio de opiniones y eso es muy sano”.

INTEGRACIÓN

Entre los expertos que participaron de la jornada que se llevó a cabo en el Auditorio UCA Puerto Madero, se debatió profundamente el desafío de la integración de los jóvenes al mercado laboral, especialmente en nuestro país donde 750.000 chicos no estudian ni trabajan. Coincidieron en que no salen eficientemente preparados de las escuelas y muchos carecen de aptitudes “blandas”. “Las organizaciones tienen una gran responsabilidad en la generación del primer empleo”, afirmó Alejandro Yapur, presidente para la División Sur de Arcos Dorados, e insistió en dejar atrás la idea de exigir experiencia laboral como principal requisito a la hora de contratar jóvenes. En tanto que Mabel Rius, Directora de RR.HH. de HSBC, brindó un punto de vista particular: “Cuando uno va pasando por las distintas partes de la empresa, siempre va teniendo un nuevo primer empleo”. “Cuando hay muchos candidatos, vemos qué hicieron además de formarse y buscar empleo”, aseguró. Mercedes Pastor, directora de la Licenciatura en Recursos Humanos de la UCA, añadió que “los chicos que vienen de la secundaria no siempre vienen con la capacitación para el mundo laboral y tienen serias falencias a la hora de comunicarse”.

Al abordar la problemática de los denominados “Ni-Ni”, Gimena de León, de CIPPEC, remarcó un dato preocupante: el 77% de ese sector son madres adolescentes que dejaron sus estudios y/o sus trabajos para cuidar a sus hijos. Esto se da, en parte, porque no existe una infraestructura pública de cuidado apropiada para ayudarlas a que se inserten al mundo laboral. “En algunos casos pareciera que ser mujer y ser madre es un delito”, agregó Horacio Llovet, de TuPrimerLaburo Argentina. Mientras que Alexandra Manera, de Adecco, sostuvo que “tenemos que pensar en prácticas profesionales y pasantías para los jóvenes que buscan empleo, pero no tienen experiencia”.

Los expertos coincidieron en que los millennials exigen al mundo laboral una mayor flexibilidad en sus trabajos y ese es el gran desafío de las empresas porque, según Yapur, “pasamos de una cultura del compromiso a una del entusiasmo”.

En síntesis, los especialistas coincidieron en dejar de trabajar el concepto de “retención de talentos”, y reemplazarlo por uno que produzca la “permanencia”, con foco principal en la motivación.
¿Son realmente tan distintos los jóvenes de la generación millennial a sus antecesores? La respuesta es: no. Sin embargo, aquellas cosas que sí les son propias les exigen a las empresas mayor esfuerzo para mantenerlos motivados, y el compromiso de resolver la eterna paradoja de pedir experiencia laboral a chicos que recién terminaron el colegio. Así surgió en el seminario “Los desafíos del primer empleo”, auspiciado por Arcos Dorados.

“Se los define como incapaces de comprometerse, pero 8 de 10 confía en sus capacidades; en cambio sólo el 29% cree que la sociedad confía en ellos y ellos mismos desconfían de la sociedad”, explicó Mariela Mociulsky, directora de Trendsity. Y profundizó sobre sus características: “Son más creativos, tienen acceso a más información. Se sienten capaces de aprender y se sienten productivos. Creen en el trabajo en equipo. Son flexibles, les gusta tener responsabilidades y demandan más oportunidades”.

Para Patricio Nobili, director de RR.HH. para la División Sur de McDonald’s, la mayoría de estas características no son exclusivas de los millennials, sino que “lo que pasa es que esta generación expresa y lucha por lo que siente, y las anteriores no”. “La vinculación entre generaciones es importante. No somos tan distintos”, agregó Christoff Poppe, de United Airlines, y afirmó que “es propio de esta generación el debate, porque se permite y se acepta el intercambio de opiniones y eso es muy sano”.

INTEGRACIÓN

Entre los expertos que participaron de la jornada que se llevó a cabo en el Auditorio UCA Puerto Madero, se debatió profundamente el desafío de la integración de los jóvenes al mercado laboral, especialmente en nuestro país donde 750.000 chicos no estudian ni trabajan. Coincidieron en que no salen eficientemente preparados de las escuelas y muchos carecen de aptitudes “blandas”. “Las organizaciones tienen una gran responsabilidad en la generación del primer empleo”, afirmó Alejandro Yapur, presidente para la División Sur de Arcos Dorados, e insistió en dejar atrás la idea de exigir experiencia laboral como principal requisito a la hora de contratar jóvenes. En tanto que Mabel Rius, Directora de RR.HH. de HSBC, brindó un punto de vista particular: “Cuando uno va pasando por las distintas partes de la empresa, siempre va teniendo un nuevo primer empleo”. “Cuando hay muchos candidatos, vemos qué hicieron además de formarse y buscar empleo”, aseguró. Mercedes Pastor, directora de la Licenciatura en Recursos Humanos de la UCA, añadió que “los chicos que vienen de la secundaria no siempre vienen con la capacitación para el mundo laboral y tienen serias falencias a la hora de comunicarse”.

Al abordar la problemática de los denominados “Ni-Ni”, Gimena de León, de CIPPEC, remarcó un dato preocupante: el 77% de ese sector son madres adolescentes que dejaron sus estudios y/o sus trabajos para cuidar a sus hijos. Esto se da, en parte, porque no existe una infraestructura pública de cuidado apropiada para ayudarlas a que se inserten al mundo laboral. “En algunos casos pareciera que ser mujer y ser madre es un delito”, agregó Horacio Llovet, de TuPrimerLaburo Argentina. Mientras que Alexandra Manera, de Adecco, sostuvo que “tenemos que pensar en prácticas profesionales y pasantías para los jóvenes que buscan empleo, pero no tienen experiencia”.

Los expertos coincidieron en que los millennials exigen al mundo laboral una mayor flexibilidad en sus trabajos y ese es el gran desafío de las empresas porque, según Yapur, “pasamos de una cultura del compromiso a una del entusiasmo”.

En síntesis, los especialistas coincidieron en dejar de trabajar el concepto de “retención de talentos”, y reemplazarlo por uno que produzca la “permanencia”, con foco principal en la motivación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico