Los vecinos se quejan por el funcionamiento del bar

Más de un habitante del sector de la calle Patagonia, entre el pasaje Los Patos y Rivadavia, cuestionó ayer el funcionamiento del bar del que salió ayer en la madrugada Jeremías Nogales. Aseguraron que desde que abrió sus puertas aumentaron los incidentes en la vía pública, los daños y robos en vehículos estacionados en la vereda y las peleas. Por esa razón, poco les sorprendió el ataque a tiros que terminó en un homicidio.

Si bien el jefe de la Seccional Segunda, comisario Fernando Mora, afirmó a este diario que tienen contralada la zona y que realizan operativos preventivos en ese sector del barrio Jorge Newbery, los residentes del lugar manifestaron que viven otra realidad.
Un hombre que habita en el sector desde hace más de tres años, quien quiso mantener en reserva su identidad por su propia seguridad, señaló a este diario: "ya hubo varios incidentes". Meses atrás "yo encontré a la mañana en la vereda de mi casa una chorrera de sangre, hubo gritos a la noche, evidentemente a la noche hubo heridos", graficó.
Atribuyó que los episodios de inseguridad se registran "desde que está el bar este (Luc Joa). Antes no había problemas. Desde el año pasado está el bar", comentó.
En relación al ataque armado que concluyó ayer a la madrugada con el asesinato de Nogales, el vecino agregó: "se complica la situación en el barrio. Sé que han robado en algunas casas y autos", lamentó.
Otro residente de la cuadra contó que le abrieron el auto para robarle en tres oportunidades y que además le causaron daños. Coincidió en que "desde que está el bar es un quilombo". Detalló que ha observado botellazos, corridas y peleas, pero que ayer a la madrugada no escuchó los disparos.

MUERTE EN EL BAR
A la vuelta del lugar donde ayer se produjo el ataque armado, se registró hace casi dos años otro asesinato, el de Lucas "Chino" Díaz (35). Fue durante la madrugada del lunes 26 de octubre de 2015.
Díaz se encontraba en el bar "Los Troncos", que funcionaba sobre San Martín casi Patagonia.
Esa madrugada posterior a las elecciones presidenciales de 2015, Díaz concurrió solo al mencionado local nocturno. Tras una discusión por el precio de una lata de cerveza fue apuñalado en el tórax.
La víctima fue sacada al exterior y arrojada en la esquina de San Martín y Patagonia, donde finalmente murió desangrado, según la investigación de la Fiscalía.
En los días posteriores los investigadores allanaron el bar y se levantaron rastros de sangre de Díaz con la prueba de luminol. Se halló oxidación hemática en los pisos del lugar.
A principios de noviembre de ese año fue detenido como presunto autor del crimen Sebastián Cárdenas, quien llegó al juicio en prisión preventiva.
En octubre de 2016, el tribunal integrado por los jueces Raquel Tassello, Martín Cosmaro y Mariel Suárez, luego de analizar las pruebas que iban a ser debatidas en el juicio oral y público que se suspendió a partir del acuerdo de partes, homologaron un acuerdo de juicio abreviado contra Cárdenas. Lo condenaron a ocho años de cárcel.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico