Luchó con un pitbull para salvar a un niño de sus fauces

Un momento de terror vivió el pasado jueves un pequeño de cinco años en Parque Anchieta, en la zona norte de Rio de Janeiro. Allí, las cámaras registraron cómo un pitbull atacó al niño hasta que un héroe inesperado apareció para salvarlo. La escena es realmente escalofriante.

Patrick do Céu, de 20 años, fue el hombre que se llevó los aplausos tras convertirse en un héroe inesperado. Por lo que se ve en las imágenes, el perro comenzó a morder a un niño, que iba con su niñera por la calle, y logró tirarlo al suelo.

Al ver lo que sucedía, Patrick salió corriendo de su casa e intentó separar al animal del niño, aunque la violencia del can no se lo permitió en un primer momento. Pero tras unos segundos, el joven pudo agarrar al nene y lo acunó en sus brazos para salvarlo.

El pitbull no paró con su ataque y al ver que ya no podía continuar con el niño comenzó a morder al joven, que no dudó en seguir poniendo a resguardo al pequeño antes que defenderse.

Inmediatamente, el vecino pudo ubicar al chico arriba del techo de un auto que estaba allí estacionado y comenzó a forcejear con el animal, hasta que se vio superado. Tras caer al piso y ver que el ataque no cesaba, Patrick también saltó encima del vehículo y abrazó al nene que lloraba por lo sucedido.

Embed

El video muestra luego cómo el perro rodea el auto, ladra y busca alcanzar nuevamente a sus víctimas. "No soy un héroe, ni mucho menos. Cuando vi lo que estaba pasando, sólo podía pensar en mi hija Lara. Hice por ese chico lo que haría por ella. No pensé en mí en ningún momento, sólo quería que estuviera a salvo. Actué por instinto", dijo Patrick, según reproduce el sitio Extra, de O Globo.

Según el protagonista, el cachorro no pertenece a ningún habitante de la cuadra y llegó al lugar solo, el mismo día del ataque. Antes, el perro había seguido a la abuela de Patrick hasta la residencia familiar cuando regresaba de una clínica e incluso el héroe llegó a darle de comer antes del ataque al niño.

"Cuando llegó, ni siquiera quería que estuviera cerca, porque sé que los pitbull pueden ser peligrosos. Pero luego le di agua, alimento y cuidado porque pensé que algún dueño podría estar buscándolo. Cuando se agitó al ver al niño, les pedí a todos que intentaran no mostrar miedo, pero él siguió adelante. Fue entonces cuando corrí a hacer algo", recordó.

El niño fue herido en varias partes de su cuerpo y le dieron cinco puntos de sutura en su cuello. La niñera se lesionó en el brazo debido a la caída. Patrick, por otro lado, recibió una puntada en su mano y tuvo heridas en sus piernas y brazos causadas por las mordeduras. Además de los pantalones cortos rotos, el teléfono celular del joven también terminó roto.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico