"Otarola tiene tres casas y terrenos en Cholila"

Lo afirmó el comisario Juan Carlos Núñez, a cargo de los operativos realizados la semana pasada en torno a la investigación de supuesta corrupción que lleva adelante Omar Rodríguez.

Según el comisario Juan Carlos Núñez, “es muy burdo lo que pasó acá: hacían transferencias bancarias, como que habían legalizado la defraudación. Y el aprovechamiento de la plata de Otarola, que lo depositaba a su cuenta. Tiene terrenos en Cholila, tres casas y lo que vale la camioneta… que bajo ningún punto de vista puede justificar”.

El jefe policial se mostró sorprendido ante el hecho de que los mecanismos utilizados por la ahora exministra de Desarrollo Social, Familia, Mujer y Juventud fueran casi calcados de los empleados en las promocionadas causas Embrujo o Revelación.

Acotó además que a Cecilia Torres Otarola se le va a juzgar “el enriquecimiento ilícito; otra causa que se le va a abrir. Cuando el fiscal reciba la información del Tribunal de Cuentas sobre la declaración jurada y empiecen los peritos contables a trabajar sobre sus ingresos y egresos, y los bienes que ya tenemos registrados a su nombre… se le va a complicar un poco”.

En declaraciones a Jornada, el comisario señaló que “yo a veces creo que es parte ya de la cultura de no controlar para evitar ver estas cosas. Algún jefe se tiene que dar cuenta, pero en esa cosa de ‘ya van a traer la documentación’ o ‘esperemos’ o ‘siempre se hizo así’, hay en algunos una desidia y en otros una clara falta de los organismos de control, que no están, eso es notorio: en cada lugar que vas encontras falta de control. El control lo pueden hacer interna y externamente y para eso se crean, por ejemplo, la Fiscalía Anticorrupción o el Tribunal de Cuentas. A veces los papeles vienen bien hechos y el expediente está bien armado. Pero otras veces es muy burdo y sin embargo pasan igual, de la misma manera. Es como que no prestan la atención debida”.

Apuntó que “hasta el kiosco de barrio más chico que contrata un empleado hace una carpetita y pone aunque sea la foto, los datos, el Documento Nacional de Identidad y el teléfono. Y eso es el legajo personal. Acá no había nada. No había ni un papel. Y eran cargos muy importantes. En algunos lugares hablamos con quien sería el subordinado y te dice: ‘No lo conozco, no sé quién es, nunca lo vi y jamás vino acá’. Y nosotros les decíamos: ‘Pero si es tu director…’”.

Volviendo al caso de Torres Otarola, Núñez indicó que “durante los 6 meses que se investigaron era funcionaria y recibió una cantidad de plata que no se condice con lo que cobraba. Eso lo evaluará el fiscal con las pericias contables”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico