Otra vez la ruta fue dominio de medio centenar de municipales

El acceso norte de Caleta Olivia volvió ayer a ser cortado durante tres horas por medio centenar de trabajadores municipales de planta permanente que manejaron estratégicamente los plazos de una nueva intimación de la Justicia Federal y la escasa presencia de gendarmes del grupo antimotines.

Caleta Olivia (agencia)

Esta vez los manifestantes plantaron el piquete entre las 10 y las 13 en el tramo de pendiente de la Ruta 3, frente a la playa de tanques petroleros de Termap, y solo permitieron la circulación de vehículos livianos.
La Policía dispuso controles en las inmediaciones y en ambos sentidos, evitando que se produjera una aglomeración de camiones y consecuentes contra-piquetes, quedando solo pocas unidades pesadas junto a los manifestantes.
Oficiales de esa fuerza provincial -y también de Gendarmería- se acercaron al grupo para darles a conocer las directivas de la jueza federal Marta Yáñez, por la cual se requería que dejaran libre al menos una vía de circulación, sin que ello les impidiera protestar libremente por la demora en el cobro de sus salarios de julio.
Los trabajadores, tanto hombres como mujeres, les respondieron que les dieran tiempo para deliberar y de esta manera fueron extendiendo la protesta hasta que decidieron retirarse sin que se produjeran incidentes.
Por otra parte, quedó en evidencia que se habían dado cuenta de que las fuerzas de Gendarmería eran escasas ya que no se observó la llegada del centenar de efectivos de élite, tal como había ocurrido en la jornada del lunes, trascendiendo que habían sido enviados a otra localidad con una misión diferente.
CONTRA LA JUEZA
Y DIPUTADOS
En las dos ocasiones en que los oficiales de las fuerzas de seguridad tomaron contacto con los piqueteros, éstos les pidieron que se ocuparan de pedir a funcionarios políticos que se acercaran para escuchar sus reclamos.
En ese marco uno de los principales voceros, Pablo Robles, reclamó públicamente a la jueza federal Marta Yáñez "que deje de hacer oscurantismo con las fuerzas de seguridad que secuestró y tiene las manos sucias", en clara alusión a la desaparición del joven Santiago Maldonado en el noroeste de la provincia de Chubut, hecho que involucra seriamente a la Gendarmería.
Por su parte el delegado del sector Rentas, José Avellaneda, dijo que en la jornada de ayer ser esperaba que el intendente Facundo Prades volviera a reunirse en Río Gallegos con autoridades provinciales con el fin de gestionar fondos para el pago de los salarios.
Al mismo tiempo, recriminó a diputados "que hablan por los medios de los municipales y nos toman el pelo al decir que no entienden qué hacemos manifestando con los bolsillos llenos", en clara referencia al legislador que representa a esta ciudad, Sergio Bucci.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico