Pablo Ventura: "No me podían mirar a la cara"

El remero de Zárate que fue detenido al inicio de la investigación declaró que imputados por el homicidio conformaban un "grupo problemático" y que "peleaban después de las jodas y los boliches".

Pablo Ventura, el remero de Zárate que fue incriminado falsamente en la investigación del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, declaró este miércoles que los rugbiers imputados por el homicidio conformaban un "grupo problemático" y que "peleaban después de las jodas y los boliches".

Además, al dar inicio con su declaración a la tercera jornada de las audiencias que se realizan en los Tribunales de Dolores, el joven de 24 años expresó que conocía a los acusados "solo de vista", y que únicamente había tenido tiempo atrás un cruce de miradas en un boliche de la ciudad que compartían con uno de ellos, Lucas Pertossi.

"Nos miramos mal en el boliche con Lucas Pertossi, porque una vez habló mal de mí, como que yo le parecía un tonto", relató ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores. Aseguró, además, que "varias veces a la salida del boliche" había visto a los rugbiers "pelear en grupo, siempre, tres cuatro, cinco contra dos personas, siempre eran mayoría" y que para él era "un grupo problemático", ya que "se peleaban después de las jodas y los boliches".

Declaró también cómo supo que lo habían acusado al llegar detenido a Villa Gesell: "Me dijeron que alguien me había nombrado, en la causa no dice, pero me dijeron eso. Alguien me había nombrado e inculpado".

"Hasta donde tengo entendido, en la causa no dice quién me nombró", subrayó el joven en su testimonio, tras una pregunta de Hugo Tomei, el abogado defensor. Luego, recordó que horas antes había compartido con un grupo de amigos la noticia sobre el crimen de Fernando a partir de información difundida por medios de comunicación.

En ese sentido, en la audiencia se exhibieron por pedido de la fiscalía una serie de chats que intercambiaron con amigos en esas horas en los que señalaba: "Tremendo man. Si. Los odio a Lucas Pertossi más que nada. Y Benicelli también".

En otro de esos diálogos por WhatsApp, se registró lo que conversó con amigos tras ser detenido, antes de que le quitaran el teléfono celular en la seccional de Campana: "Si me nombró alguno fue Pertossi, para hacerse el gracioso. Te juro que se la pego, alta bronca".

"¿Odia a alguno de los imputados?", le preguntó a continuación Fernando Burlando, representante de la familia de la víctima, y el joven respondió "no". Sobre el cierre de su testimonio, graficó el impacto que tuvo en su vida este incidente: "Después no pude salir durante dos meses a la calle, antes de la pandemia, porque la gente me reconocía, y simplemente perdí la privacidad".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico