Países Bálticos, China y Mongolia: Cinco escapadas para aprovechar desde Rusia

Destinos poco populares y más exóticos se cuelan en esta nota, que propone aprovechar el viaje a Moscú. La actual oferta de vuelos low cost colocó a todas estas ciudades en el radar turístico. Una breve repasada por sus puntos obligados y la mejor manera de llegar a cada uno de ellos.

Rusia no es sólo Mundial. Para aquellos que estén allá, o planeen un viaje futuro, hay una serie de escapadas que vale la pena tener en cuenta y aprovechar.

Los países bálticos son una opción encantadora, diferente, interesante y curiosa para los viajeros. Letonia, Lituania y Estonia son tres destinos que vale la pena conocer. Otra posibilidad, si se está en Rusia, es descubrir China y Mongolia, países limítrofes y cercanos. Eso sí, en todos los casos se necesita contar con varios días.

Al ser Rusia tan grande, se tomó en este caso a Moscú como punto de partida. Para todos los destinos, el viaje es en avión, pero en todos los ejemplos, los vuelos son cortos.

Una “escapada” a las capitales bálticas, significa visitar Riga (Letonia), Vilna (Lituania) y Tallín (Estonia) que tienen una inmensidad de historias y curiosidades por descubrir. No son destinos muy populares entre los argentinos, lo que le imprime un encanto especial.

Riga se encuentra a tan sólo una hora en avión de Moscú. Es considerada la ciudad más grande y cosmopolita de todos los países bálticos. El mayor atractivo de esta ciudad es la llamada Vecrîga (Vieja Riga). Se trata del casco histórico de la ciudad.

Vilna es una de las ciudades más hermosas de la zona, razón por la que su casco antiguo fue reconocido como Patrimonio de la Unesco en 1994. Se trata de una ciudad culturalmente activa, con sus hermosos teatros, su interés por la música y el ballet. Se encuentra a 900 kilómetros de Moscú, por lo que se puede llegar en alguna low cost o bien en tren.

Tallín, la capital de Estonia, es señalada como un lugar de cuento de hadas. Muchos viajeros la describen como escenografía de película por su aire y aspecto medieval. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997, la ciudad vieja de Tallin es una ciudad amurallada con gran cantidad de edificios medievales y góticos. Para una escapada exprés, es una ciudad ideal ya que con pocos días se llega a conocerla bien.

La actual oferta de vuelos low cost desde diversos puntos de Europa, colocó a todas estas ciudades en el radar turístico. Muchos incluso, las combinan con otros destinos increíbles e igual de mágicos como Helsinski o Estocolmo.

Desde Moscú, la otra posibilidad para hacer una “escapada” es viajar a China y Mongolia. Sin embargos, ambas son tan abarcativas, que resultan difícil describirlas en unas líneas.

Para ir a Mongolia por tierra, se puede llegar en el llamado tren transmongoliano desde Rusia o China. Su capital es Ulán Bator (¡Prohibido ir en invierno!, llegan a hacer -45 grados). La temporada turística es de mayo a septiembre, aunque en julio y agosto suelen ser lluviosos.

¿Qué ver? El Monasterio Gandan: ocupa su lugar desde 1838 pero antes estaba en el corazón de la capital. Hoy alberga unos 5 mil monjes budistas. El Palacio Museo de Bogd Khan, llamado así por el último rey y Buda Viviente.

El desierto de Gobi es uno de los más grandes del mundo y la parte de las dunas ocupa solo el 3 % del mismo. Si bien la mayoría de los viajeros quiere ver las dunas y realizar los paseos en camellos, el resto del paisaje también es imponente. La zona de las dunas es conocida como Khongoryn Els y, al igual que en los desiertos de Marruecos o de India, la estadía con los nómadas incluye paseos en camello, caminatas y comidas.

Por último China. Es un país súper extenso y diverso, donde la barrera idiomática a veces hace complicada la visita. Viajar a Beijing, su capital, implica adentrarse en un ritmo frenético pero con mucho por conocer. Extraordinarios palacios imperiales e impresionantes templos son parte de una visita que dará para hablar.

Si se está en Rusia, estos destinos son una excelente oportunidad.

Datos útiles
EL MOMENTO ADECUADO
La mejor época para descubrir cualquiera de las capitales bálticas es entre los meses de mayo y octubre, ya que las condiciones climáticas son más favorables en estas fechas.

IDIOMA
-Algunas claves idiomáticas para los viajeros, que pueden resultar útiles en lituano:

Buenos días / Buenas noches= Laba diena.

Gracias= (labai) ačiū

Si / No= Taip/Ne

¿Cómo estás?= Kaip laikotės?

VUELOS Y COMIDA
- Hay vuelos directos a Ulan Bator (Mongolia) desde China, Rusia, Japón, Corea y Turquía. Para llegar desde Latinoamérica es necesario hacer una o dos escalas. Uno de los platos más consumidos allí es el buzz, que es masa rellena de carne y cocida al vapor . La bebida clásica es el té con leche y sal, llamado süütei tsai (té salado). Es muy común que lo ofrezcan al ingresar a una casa .

TRANSIBERIANO PARA LOS AVENTUREROS
-El famoso ferrocarril, conecta Rusia europea con las provincias del Lejano Oriente ruso, Mongolia, República Popular China y Corea del Norte. Son más de 9.000 km de vías férreas atravesando zonas inhóspitas, diversidad cultural, paisajes y ciudades increíbles. El trayecto clásico, es el del transiberiano ruso que une las estaciones de Yaroslavsky en Moscú y la de Vladivostok. Otro de los ramales, y el más demandado por los viajeros es el llamado Transmongoliano que se separa del ramal ruso en la ciudad de Ulán Udé para adentrarse en territorio Mongol. Muchos eligen hacer el recorrido Moscú – Ulán Bator – Beijing. Entre Moscú y Ulán Bator son cinco días y de Beijing a Ulán bator son 36 horas.

Visas
-Para Mogolia y China hace falta sacar visa. Hay que tramitarla con tiempo en los respectivos consulados. La visa de turismo para China dura 10 años con múltiples entradas (de no más de 90 días de estancia).

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico