Pehuenia, una aldea de montaña con mucho más que nieve

Hace unos años el lugar se conocía como Paraje La Angostura y apenas aparecía en algún mapa. Era un desconocido pueblo habitado por la comunidad mapuche que hoy administra el centro de esquí Batea Mahuida..

Un puñado de cabañas y hosterías construidas en piedra y madera sobresalen en medio de un paisaje blanco que corta el aliento. Pertenecen a la neuquina Villa Pehuenia, una pequeña península donde hace menos de dos décadas sólo llegaban pescadores de trucha a probar suerte en los lagos Aluminé y Moquehue.

A lo lejos se observa el volcán Batea Mahuida ya nevado y a la espera de familias ansiosas por disfrutar la temporada de invierno en uno de los parques de nieve más importantes del país que administra la comunidad mapuche. Como el pueblo es muy reciente, los originarios, que ocuparon estas tierras hace dos siglos, resultan los residentes con mayor antigüedad. Es apasionante observar la convivencia de culturas y el trabajo mancomunado con los pocos habitantes permanentes que residen en el lugar. Casi todos viven del turismo.

Hoy la villa mantiene la tranquilidad de hace dos décadas. Siempre hay espacio para organizar una excursión. Caminar es una posibilidad. Porque salir a recorrer la villa implica sumergirse en paisajes inimaginados entre bosques y cascadas, hasta llegar a la unión de los dos lagos principales.

En vehículo el abanico se amplía. En 4x4, una buena alternativa es serpentear la zona del volcán Batea Mahuida y trepar hasta su cima, desde donde se obtiene la mejor vista de los volcanes Lanín, Villarrica, Llaima y Llonquimay. Otra opción es salir a recorrer el Paraje la Angostura y sus cinco lagunas. O llegar hasta el Paso del Arco, antiguo paso a Chile (ya desactivado), por un camino de arena volcánica, tierra y ripio.

CAMINO A CHILE

El Paso fronterizo Icalma conecta con el país vecino de Chile por medio de la Ruta Provincial N° 13, y permite visitar la primera localidad trasandina que es Icalma. A 50 kilómetros del hito se encuentra el acceso al Parque Nacional Conguillo, dominado por el conocido volcán Llaima y a unos 130 kilómetros del paso internacional se accede a la ciudad de Temuco, la más importante del sur chileno. Otro lugar a visitar es el Paso del Arco, un recorrido de unos 50 kilómetros de ida y vuelta con destino al antiguo paso a Chile actualmente desactivado. Camino de arena volcánica, tierra y ripio, en su trayecto se pueden apreciar bosques puros de araucarias milenarias. Otrora, este paso se utilizaba para llegar a Lonquimay o a Liucura, en tierra chilena.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico