River sumó su primer triunfo en la Libertadores

Derrotó 2-1 a Junior de Barranquilla en el Monumental, por la segunda fecha del Grupo D. El "Millo" había debutado en la competencia con un empate de visitante y ahora se acomodó en la zona con 4 puntos, junto a Fluminense.

River Plate, que volvió a jugar un partido internacional en el estadio Monumental después de trece meses, venció 2-1 a Junior de Barranquilla en uno de los partidos correspondientes al Grupo D de la Copa Libertadores de América.

David Martínez abrió la cuenta a los 29m. de la etapa inicial para el equipo de Marcelo Gallardo, mientras que Julián Alvarez aumentó a los 10m. del complemento. Descontó Miguel Borja, a los 49m. de la segunda mitad.

El “Millonario” se topó con un rival incómodo. Junior también apostó a la presión alta y, con inteligencia, el entrenador Luis Amaranto Perea (aquel defensor ex Boca) dispuso dos hombres bien abiertos (Hinestroza y Pajoy) para aprovechar las espaldas de Montiel y Angileri, los carrileros locales.

La visita, con movilidad y buen pie, progresó con criterio y opuso una interesante resistencia; le disputó mano a mano la tenencia a los conducidos por Gallardo.

Así, Pajoy llegó dos veces a posición de gol: en una, su remate tres dedos salió desviado; en la otra, se sacó de encima a Armani con un sombrerito y restó la defensa.

Aún con las dificultades planteadas por su adversario, River, por jerarquía, generó peligro. A los 17′, el árbitro le anuló correctamente un gol a Alvarez porque previamente un remate de De la Cruz había dado en las manos de Palavecino. El propio ex Platense, con un intento de media distancia, le quemó los guantes al arquero Viera.

En el medio, la polémica. A los 23’, el juez Benítez omitió un evidente penal de Héctor David Martínez a Borja, a quien tomó dentro del área. Además, debía ser expulsado por evitar una ocasión manifiesta de gol. Y cinco minutos después fue el ex Defensa quien convirtió el 1-0 para el dueño de casa, con una excursión ofensiva.

El cotejo siguió siendo de ida y vuelta, aunque la Banda, acostumbrado a llevar el pulso del juego, nunca se sintió al control, algo que generó inquietud en el cuerpo técnico encabezado por Gallardo, que evaluó modificaciones desde la mitad de la primera parte: incluso mandó a calentar al juvenil Simón.

En el epílogo, casi amplía el score el local: Robert Rojas, de cabeza, forzó la atajada poco ortodoxa de Viera. La pelota quieta terminó siendo una fortaleza de River.

En el inicio de la segunda etapa, el “Millonario” volvió a sufrir. A los 5 minutos, el defensor Ditta avanzó casi sin oposición y sacó un remate que dio en el palo. Del rebote, González volvió a intentar y su lanzamiento volvió a llevar riesgo al arco de Armani.

Pero, a diferencia de otros encuentros en los que llega mucho y no puede concretar, River hizo gala de su efectividad. Y, a los 9’, selló el 2-0. Palavecino habilitó a Angileri, quien soltó un buscapié que Julián Alvarez anticipó con todo el oficio del N° 9.

Ya en tiempo adicionado, cuando no quedada casi nada más por jugar, Junior descontó por medio de Miguel Borja.

River, que inició su camino con una igualdad 1 a 1 ante Fluminense en Río de Janeiro, volvió a disputar un encuentro internacional en el Monumental (durante la edición pasada el club argentino decidió renovar por completo su campo de juego e hizo de local en el estadio de Independiente) luego de trece meses. El último juego había sido el 11 de marzo de 2020, cuando le propinó una goleada histórica por 8 a 0 a Binacional de Perú.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico