Robaron para cobrarse una deuda pero ingresaron a la casa equivocada

Dos marineros de Puerto Madryn quisieron cobrarse una deuda pero ingresaron a robar en un domicilio equivocado. Se ofrecieron a pedir disculpas y pagar los daños.

Dos marineros de Puerto Rawson quisieron cobrarse una deuda robándole electrodomésticos al deudor pero se equivocaron de vivienda y tras ser detenidos se ofrecieron a pedir disculpas y pagar la ventana que dañaron para poder ingresar y perpetrar el robo que logró ser abortado por la policía.

La jueza de garantías Ivana González dispuso la libertad para ambos pero les advirtió que si insisten con la idea de hacer justicia por mano propia, pueden quedar detenidos.

Se trata de Pablo Zura, un marinero oriundo de Sierra Grande y sin domicilio fijo en la zona, y de Pablo Aragón, con vivienda en el Puerto de Rawson. Ambos ingresaron a la 0:55 del domingo pasado a una casa localizada en la calle 26 de noviembre número 25 de Playa Unión. Para hacerlo saltaron una reja y dañaron el vidrio de una ventana. Una vez en el interior se llevaron un televisor, ropas, una plancha y cubiertos de plata. Dejaron todo en el patio y cuando se disponían a llevarse el botín la oportuna llegada de la Policía permitió la detención de ambos y la recuperación de lo sustraído.

“Personalmente me hago cargo de lo que rompimos y también si es necesario le pedimos disculpas a la dueña de la casa. Yo no tengo nada que ver porque simplemente acompañé”, dijo en la audiencia Zura. Aragón agregó que “era en la casa de al lado, porque me deben plata”. Fue lo que dijeron ambos imputados en la audiencia en la que el Ministerio Público Fiscal y la Defensa pública adelantaron la posibilidad de que todo termine en la aplicación de una solución alternativa de conflictos con acuerdo de ambos y la víctima del robo.

La representante de la acusación, la funcionaria de fiscalía Patricia Cárcamo, no pidió medidas coercitivas por tratarse de un robo en carácter de tentativa, que prevé una pena leve. El defensor Damián D’Antonio se reservó referirse al hecho y la calificación legal, y pidió la libertad para ambos. Ante el acuerdo de las partes la jueza de garantías convalidó ambas posturas pero les advirtió a ambos sujetos que podrán ir a parar tras las rejas en caso de insistir con actitudes de justicia por mano propia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico