Running: ¿qué son las fasciculaciones?

Esos pequeños espasmos involuntarios que suceden cuando hemos corrido mucho y muy rápido. Es muy posible que las hayas notado. Es también posible que te hayas preguntado si esto era normal.

La gran mayoría de corredores (e incluso de no corredores) sufren pequeños espasmos musculares involuntarios cuando el músculo está relajado. No son calambres, son pequeñas vibraciones que no duelen y que casi siempre afectan a los músculos de la pantorrilla o del pie.

Son debidas a una despolarización de la neurona que inerva un músculo concreto. Es decir, la neurona que está encargada de mandar la señal voluntaria a un músculo determinado, a veces actúa de manera autónoma (involuntaria) y contrae ese músculo.

Cuando se han estudiado las causas, sí se ha encontrado cierta relación con la edad. A más años, mayor incidencia de fasciculaciones. Y también, como habrás podido observar, existe relación directa con el ejercicio extenuante.

Mientras que el ejercicio moderado no aumenta ni disminuye la frecuencia de las fasciculaciones, el ejercicio de alta intensidad y/o duración, sí tiene una clara influencia en la aparición de estas vibraciones.

Otros detalles como la deficiencia de magnesio pueden influir, pero la relación no está tan clara; como tampoco está claro que el exceso de cafeína sea un factor causal.

De todos modos, y sabiendo que son contracciones benignas que no deben preocuparte, disfrutá de tus entrenamientos y competiciones de alta intensidad tanto como quieras. Pero si estas fasciculaciones ocurren en músculos por encima de la rodilla o son tan intensas que llegan a producir dolor, ponte en manos de un médico porque quizá es una cuestión de mucha más importancia y necesita estudio.

Fuente:

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico