Será juzgado por efectuar disparos contra un domicilio de zona norte

Maximiliano Hernández será juzgado por el delito de abuso de arma de fuego, por un violento episodio que protagonizó en el barrio Ciudadela en agosto de 2016.

Maximiliano Hernández será juzgado por el delito de abuso de arma de fuego, por un violento episodio que protagonizó en el barrio Ciudadela en agosto de 2016. A primera hora de la mañana se presentó en una vivienda para exigir que saliera de allí uno de los residentes. La dueña de casa salió a atenderlo y le informó que su hijo no estaba, pero Hernández le exhibió un arma de fuego y arremetió a tiros contra la vivienda.

La audiencia preliminar en la causa que tiene como imputado a Maximiliano Hernández se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia, durante el inicio de actividades tras la feria anual de invierno.

El acto judicial fue presidido por la juez penal, Mariel Suárez, mientras que el imputado recibió la asistencia del abogado adjunto de la Defensa Pública, Ariel Quiroga. La Fiscalía, en tanto, estuvo representada por la funcionaria Eve Ponce.

En ese contexto, y antes de dar tratamiento al protocolo de la audiencia preliminar, el defensor solicitó el sobreseimiento de su asistido y explicó que fue imputado por el delito de abuso de armas, pero en una primera aproximación al caso existe un defecto en la descripción del hecho.

“El delito de abuso de armas es aquel que dispara contra una persona, sin herirla, en tanto que en el hecho se imputa disparar contra una vivienda”, argumentó el defensor. Y agregó que “así el hecho es atípico, o podría haberse imputado el delito de daño”.

En cuanto al material probatorio, aseguró que no se secuestró el arma, no se realizó un dermonitrotest al imputado y no se dijo de dónde levantaron las vainas servidas. Por todo ello sostuvo que “el relato del hecho no abastece para tener por configurado el delito de abuso de armas”.

LA FISCALIA SE OPUSO

A su turno, la funcionaria de Fiscalía Eve Ponce se opuso al sobreseimiento y aseguró que en la causa existen evidencias colectadas que relatan una secuencia temporal en la investigación. Al respecto, refirió que Hernández realizó siete disparos de arma de fuego que impactaron contra la vivienda de la víctima y aseguró que Hernández tenía toda la intención de herir a quienes allí residían. Como prueba de ello, se secuestraron 7 vainas servidas en el lugar y se corroboraron orificios de arma de fuego en la puerta de la vivienda.

A continuación la juez penal, Mariel Suárez, resolvió rechazar el sobreseimiento planteado por el defensor en virtud de que existen elementos aportados por la Fiscalía para probar el hecho investigado.

“Surge del hecho que Hernández pudo tener conocimiento de que dentro de la vivienda se encontraban dos personas y pese a ello efectuó los disparos. Además, existen testigos presenciales del hecho”, manifestó la jueza natural.

Finalmente la representante de la parte acusadora llevó a cabo el ofrecimiento de prueba testimonial y documental del caso y solicitó que se eleve la causa a juicio en base al delito de abuso de armas.

Por su parte, el defensor no objetó la prueba ofrecida y finalmente la jueza resolvió elevar la causa a juicio ante un tribunal unipersonal.

A todo esto hay que saber que ayer no se trató la medida de coerción que viene cumpliendo Hernández porque se encuentra detenido hasta el 14 de agosto en otra causa por extorsión.

LA CAUSA QUE

SERA JUZGADA

La causa por abuso de armas contra Hernández surgió a partir del hecho que protagonizó el 28 de agosto de 2016. Esa mañana, a las 7:30, se apersonó en un domicilio ubicado en calle Código 1965, al 2.000, del barrio Ciudadela y comenzó a llamar a una persona por su sobrenombre, que vive en ese domicilio. En esas circunstancias salió de la vivienda su madre, pensando que se trataba de un amigo de su hijo. La mujer se encontró con el imputado y este le dijo “decile a tu hijo que se levante” y seguidamente extrajo de entre sus prendas de vestir un arma de fuego, tipo pistola, calibre 22, le apuntó al pecho y gatilló en dos oportunidades pero no salieron los disparos.

Ante ello, la víctima ingresó rápidamente a la casa y Hernández efectuó siete disparos contra la vivienda con el arma de fuego que llevaba, los cuales impactaron en la puerta de ingreso al domicilio. Tras ello el imputado se escapó del lugar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico