"Si me sacas vacunas de fase 2 quiere decir que alguien se colocó la fase 1"

El director del Hospital Regional, Eduardo Wasserman, deslindó responsabilidades en el Area Programática sobre las 30 dosis de la vacuna que se robaron. Deslizó sospechas y dijo que el personal se relajó a un estado similar al pre pandemia.

“Es una situación que debe ser desarrollada por el Area Programática y creo que lo están haciendo. Yo lo que hice fue prestar mi casa para la vacunación. De ahí en más, logística y voluntarios trabajaron en el lugar, en planta baja del hospital, que es un lugar nuevo sin cámaras internas”, aclaró este martes el director del Hospital Regional de Comodoro Rivadavia.

Eduardo Wasserman se refirió al robo de las 30 vacunas Sputnik V que se hizo público este lunes, aunque el hecho ocurrió el miércoles 27 de enero. “Esto no tiene sentido, salvo que haya sido lo mismo con las primeras dosis. Si me sacas vacunas de fase 2 quiere decir que alguien se colocó la fase 1 y si no tengo que pensar en un daño o un robo por desconocimiento de lo que significan las dosis. Estoy muy alejado de esos datos porque solo es patrimonio del Area Programática. Y no termino de entender por qué se llevaron 30 y no las 40 que estaban ahí”, acotó.

Añadió que el sector de Seguridad está las 24 horas y a 20 metros del lugar, por lo que “es muy raro que no hayan visto a nadie ingresar que no corresponda. Mañana (miércoles) me juntaré con la licenciada Monasterolo para que me dé más datos. No sé por qué se tuvo eso en ese lugar cuando tienen que estar dentro de la cámara”.

En declaraciones a FM Tiempo Comodoro, el médico aclaró que “a partir de mañana el vacunatorio ya no va a estar más ahí, aunque seguirán estando dentro del sector del área programática que es donde está la cámara”.

También resaltó que si se descubriera al responsable del hurto, “más que sanción, corresponde una exoneración del sistema si es que fue gente del sistema. Acá no se puede permitir más nada. Ahora se empezó a relajar la gente y volvimos a la fase 0 antes del Covid, con todos los problemas de recursos humanos, administrativos e interpersonales. Hace poco tuve que sancionar a seis personas”.

Wasserman apuntó que “está comenzando a caer mucha gente que comete horrores administrativos y de trabajo. Es difícil abrir puertas porque los cachetazos vienen de todos lados”.

En otro orden, y ya centrando su análisis en la pandemia, sostuvo que “no sé si habrá segunda ola. Bajó sustancialmente la cantidad de casos, pero en el sector cordillerano fue algo tremendo con el calor y la cantidad de gente. Eso preocupa porque hubo gente que se tomó vacaciones y este fin de semana volvió allá. No sabemos cómo será en diez, quince días, pero mucha gente ya lo tuvo, o es asintomática”.

No obstante, “el ingreso al hospital sigue colapsado por las patologías prevalentes, pero la cantidad de datos reales de Covid son bajos”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico