"Soñaba con mostrarle al país lo que sé hacer"

El joven chubutense, de 19 años, se consagró campeón del reality que buscaba al mejor pastelero amateur.

"¡Vamos la Patagonia!", fue lo primero que dijo, emocionado, Gastón Salas cuando escuchó su nombre. Paula Chaves acababa de nombrarlo ganador de Bake Off Argentina, y el joven oriundo de Comodoro Rivadavia sintió que su tierra y sus orígenes estaban muy presentes en ese momento de gloria televisada.

Estaba claro: el universo Twitter se dividía anoche entre los fans del "Team Hernán" -es decir, quienes hacían hinchada por el porteño Hernán Lambertucci- y los del "Team Gastón", que por momentos parecían ser mayoría. A su manera, cada uno había conquistado a una franja del público que siguió las distintas instancias del reality de pasteleros de Telefe, que anoche tuvo su gran final. Pero Gastón parecía tener una leve ventaja por su capacidad para asumir riesgos y resolver inconvenientes con una tranquilidad pasmosa.

Con 19 años, Salas había llegado hasta la competencia como todos, persiguiendo un sueño. "Decidí anotarme porque me encantaba el formato del programa y porque la pastelería es lo que amo, entonces soñaba con mostrarle al país lo que sé hacer", le dijo a La Nación. "Obviamente que tenía la intención de llegar a la final, aunque ya estar entre los 12 seleccionados para entrar en esa carpa era un logro enorme".

Fueron casi 2300 las personas que, con motivaciones similares a las suyas, acudieron a la primera convocatoria de pasteleros amateurs . "Yo me anoté confiado, pero cuando vi toda esa gente empecé a dudar un poco", contó. Algunos pasaron el primer filtro y siguieron adelante con los castings, hasta que se definió quiénes serían los que competirían frente a cámaras. Gastón estaba en esa lista. "Cuando me dijeron que estaba adentro, fue muy emocionante para mí, porque venir de tan lejos y llegar a esta programa te abre las puertas al mundo", explicó.

Empezó con el pie derecho: su "torta cartera" se convirtió en una de las más recordadas del ciclo por el público y por el jurado, compuesto por Christophe Krywonis, Pamela Villa y Damián Betular. Con firmeza y sin dejarse ganar por los nervios, Gastón fue sumando adeptos y confianza, algo que volcó en cada uno de los desafíos que debió afrontar en el reality, aún cuando los resultados no fueron siempre los esperados.

Así, por ejemplo, recuerda que pensó que todas sus chances de seguir en carrera se desmoronaban de cara a la seminifinal, cuando falló en la construcción de una estructura de profiteroles y eclairs. Krywonis le llamó la atención por la tozudez que había demostrado frente a las figuras de caramelo que se propuso hacer, desatendiendo el objetivo principal. "Muchas cosas me salieron mal y en ese momento me sentí en jaque", aseguró. Por suerte, sus otros tres compañeros tampoco destacaron en la ejecución de la prueba, y el joven patagónico consiguió salir airoso y pasar a la siguiente instancia.

Para la gran final, la consigna indicaba que los finalistas debían hacer una torta que los representara. Hernán optó por un diseño simple, concentrado en los sabores que lo identificaban; Gastón, en tanto, fue mucho más ambicioso en la decoración de su creación, que retrataba su espíritu tenaz y homenajeaba a su ciudad natal, el lugar en el que dio sus primeros pasos como repostero: Comodoro Rivadavia.

Su familia y amigos más cercanos también estuvieron presentes en el último episodio, para acompañarlo en el momento de la verdad. También sus ex contendientes, que se deshicieron en elogios hacia los finalistas (a diferencia de otros realities similares, Bake Off Agentina no tuvo un villano certero, al menos no de manera explícita).

Gastón no pudo contener su emoción cuando nombró a sus padres y a sus abuelas como los impulsores de su pasión por la pastelería. "Estamos todos muy orgullosos porque sabemos del sacrificio que hizo desde chico, todo lo que se esmeró y todo lo que trabajó, lo responsable y humilde que es", dijo su madre. "Ya sos el ganador para nosotros, hijo. Te amamos y te vamos a apoyar siempre, en lo que sea".

Además de compartir el trofeo con Hernán -"este premio es tuyo también"-, Gastón tuvo una dedicatoria federalista y esperanzadora, de esas que a todo el mundo le gusta escuchar. "Es un reconocimiento para toda la gente que se esfuerza, y también para la gente que no es de Buenos Aires y quizás le cuesta un poquito más cumplir sus sueños", dijo entre lágrimas sobre el final del programa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico