Un terremoto de 8,2 grados dejó 37 muertos en el sureste de México

Con epicentro en la costa de Chiapas, es uno de los más intensos de la historia mexicana. Iguala al de 8,2 en la escala de Richter ocurrido en 1932, en el que murieron 400 personas y supera en una décima al de 1985, que además de numerosos daños materiales dejó un saldo de 10.000 muertos.

Un terremoto de 8,2 grados en la escala de Ritcher seguido de 266 réplicas, uno de los más intensos de la historia de México, sacudió ayer a la madrugada al sureste del país con epicentro en la costa de Chiapas, con un resultado de al menos 37 muertos, cuantiosos daños materiales y amenazas de tsunamis que pusieron en alerta a varios países de la región.
El temblor se registró a las 23:49 hora local del viernes (1:49 hora argentina) y derivó en 266 réplicas hasta el mediodía, la más intensa de 6,1 grados, lo que generó que el Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico disparara alertas para México, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Honduras y Ecuador.
Alejandro Murat, gobernador de Oaxaca, el distrito más afectado por el sismo, afirmó que el número de víctimas fatales por el sismo en esa región es de 25, de los cuales 17 residían en Juchitán de Zaragoza, en el Istmo de Tehuantepec, donde, como consecuencia del fuerte temblor, se cayó una parte del palacio municipal.
Esta institución quedó parcialmente reducida a escombros y dejó una estampa peculiar: la bandera nacional en pie entre el derrumbe.
En tanto, la iglesia de San Vicente Ferrer, que data del siglo XVI, se desplomó casi por completo, sin dejar rastro ni de la torre donde se encontraba su campanario.
Mientras, el secretario de Protección Civil del Gobierno de Chiapas, Luis Manuel García Moreno, elevó de siete a nueve las víctimas fatales en ese estado y precisó que tres de los decesos "ocurrieron en el municipio de San Cristóbal de la Casas, dos en Villaflores, una más en Pijijiapan y una más en Jiquipilas".
Asimismo, el funcionario precisó que por el momento hay 8.000 personas evacuadas en albergues, y que hay 740 escuelas dañadas.
El monumento del parque Bicentenario Morelos, en Tuxtla Gutiérrez, capital de Chiapas, resultó afectado por el fuerte temblor y se desprendieron las cabezas de dos figuras femeninas del monolito situado en la parte superior de unos escalones.
Las coloridas calles de San Cristóbal de las Casas, también en Chiapas, sufrieron grietas y desprendimientos con el poderoso movimiento telúrico.
En tanto, el ayuntamiento de la localidad, un edificio blanco neoclásico, se resquebrajó en su parte superior, mientras el suelo alrededor de la iglesia de Santa Lucía quedó plagado de escombros después de que las dos torres de su fachada, así como otras partes de su estructura, sufrieran daños.
En el sureño estado de Tabasco, las autoridades confirmaron la muerte de tres menores de edad.
El coordinador de Protección Civil, Luis Felipe Puente, señaló que la Secretaría de Salud aún está realizando un recuento en los hospitales de las personas que ingresan por heridas causadas por el terremoto.
Asimismo, remarcó que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes informa de deslizamientos en algunas carreteras y "pequeños daños".
"La red carretera federal opera en todo el país. Los estados de Chiapas, Oaxaca y Tabasco registran algunos daños sin afectar conectividad", explicó en un comunicado el secretario de Comunicaciones y Transportes de México, Gerardo Ruiz Esparza.
Previamente, en un mensaje a los medios desde el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), el presidente de México, Enrique Peña Nieto, indicó que este sismo impactó en al menos una decena de estados del sur y centro de México, por lo que hasta 50 millones de personas -casi la mitad de la población del país- pudo sentirlo, estimó el mandatario.
Este terremoto registrado en la costa de Chiapas es uno de los más intensos de la historia mexicana, igualando al de 8,2 en la escala de Richter ocurrido en 1932, en el que murieron 400 personas, y superando en una décima al de 1985, que además de numerosos daños materiales dejó un saldo de 10.000 muertos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico