Villagrán: "nos pasó de todo y el equipo siempre respondió"

El entrenador analizó la performance de Gimnasia en el Super 20, tras el subcampeonato, y ya palpita el inicio de la fase regular de la Liga Nacional. Prefiere no poner a su equipo como candidato, pero admite que "el objetivo es estar en el lote de arriba".

Pasó el Super 20, donde Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia cayó en la final ante Instituto de Córdoba, y ya se dio vuelta la página porque este viernes desde las 21, el “Verde” recibirá a Regatas Corrientes por la primera fecha de la fase regular de la Liga Nacional de Básquetbol 2021-2022.

El grupo está fuerte en lo anímico, aunque acusa cansancio físico, según comentó el entrenador Martín Villagrán en diálogo con El Patagónico.

“La energía que hay en el equipo es muy buena. Haber llegado a una final, después de la cantidad de cosas que nos pasaron, es muy positivo. En lo físico lo hemos sentido. Jugamos 12 partidos, muchos de ellos consecutivos, y hay mucho cansancio. Por eso tuvimos libre el domingo, el lunes y el martes, para descansar el cuerpo y la cabeza. Mañana entrenamos doble turno, el jueves uno y el viernes ya jugamos”, señaló.

El DT hizo un repaso de los contratiempos que tuvieron que superar desde la pretemporada misma, lo que convierte en un logro más que loable el hecho de haber llegado a la final en un torneo tan competitivo.

“Antes de iniciar la pretemporada tuvimos contracturas, una distensión de un jugador en el isquio, dos torceduras de tobillo y no llegamos de la mejor manera al primer partido, con Hispano”, recordó.

En ese sentido, rescató: “llegaron entre algodones Seba Vega, el ‘Toro’ Acuña, Ayan Carvalho. Eso repercutió en una rotación más corta y en que jugadores que tenían que jugar menos, jugaron más. Es el caso de Seba Orresta, que promedia menos de 25 minutos y terminó promediando 32, y en el Final Four jugó 40 el primer partido, 35 y 35, una locura”.

Por lo tanto, cuando se le consulta si considera que Gimnasia es firme candidato al título, acude a la cautela. “Soy muy cauto, porque en el medio te pueden pasar un montón de cosas”, reflexionó.

En esa línea, argumentó: “de hecho, el año pasado, en los últimos 12 partidos de la temporada de la fase regular, fuimos el equipo con mejor eficiencia, anotando 84 a favor y 68 en contra, ganando nueve juegos, llegábamos de la mejor manera a los playoffs, pero les agarró Covid a Vega y a Mencia, estuvimos 12 días parados en casa, sin entrenar, volvimos cuatro o cinco días entrenando de manera individual, tuvimos solo una práctica colectiva y así nos presentamos ante Hispano y Boca”.

Desde su experiencia como docente y profesional, Villagrán sabe muy bien cómo repercute un parate de ese tipo en el jugador. “Yo soy ‘profe’ de educación física y sé que si venís en tu pico de rendimiento y te hacen parar 10/12 días a cero, dentro de tu casa, perdés todo, no solo la parte física, sino también la dinámica de juego”, explicó.

Al respecto, apeló nuevamente a la cautela, pero adelantó que pelearán los primeros puestos. “Si me preguntás si somos candidatos, te digo que vamos a ser muy competitivos. Después, todo lo que pasemos durante la temporada, dirá en qué lugar estamos. Nuestro objetivo es estar en el lote de arriba. Ese sí es nuestro objetivo”, sentenció.

Otro anhelo es tener a todos los jugadores a disposición. “Lo que más deseo, es que esté el equipo completo para hacer una rotación larga. Yo soy un entrenador al que le gusta rotar y en este momento no lo puedo hacer”, afirmó.

De cara al viernes, ya hay una duda. “No sabemos si llega Facu Vázquez, que jugó por una predisposición de él, más que nada, pero todavía no cumplió los 21 días. De hecho, jugó al día 14 con un esguince de grado 2. Jugó porque él tenía ganas y le daba la posibilidad de trotar como trotó, porque si ves las imágenes, la pierna que le duele la levanta, no corre de forma natural. Entonces, no puede defender ni atacar de forma natural”, remarcó.

En cuanto a Ayan Núñez Carvalho, ya no podrá jugar lo que resta de este año. “Va a depender de su evolución y de la decisión del cuerpo médico. Hoy tenía un estudio y mañana nos van a pasar el informe. Según la cuenta que se sacó, siendo muy positivos, podría estar para jugar a partir de los primeros días de enero. Todavía está caminando con muletas, no puede apoyar por 45 días para que le suelde el hueso”, aseveró el entrenador.

El regreso del público, después de tanto tiempo, es un plus que también genera expectativas en Villagrán y en todo el plantel, que se ganó el cariño y la confianza de su gente.

“Dios quiera que el Socios esté colmado, de acuerdo a la capacidad que permita el club. Creo que la gente se ha identificado con este grupo, porque en estos 12 partidos nos ha pasado absolutamente de todo y el equipo siempre respondió”, recalcó.

“No jugamos un solo partido con el equipo completo, y en uno hasta nos faltaron cuatro. Tuvimos que reemplazar con jugadores juveniles que han respondido, como Ramiro Stehli, Franco Ferraría, que a priori no iban a tener tanta participación. Y los que ya venían jugando tuvieron que sumar más minutos”, agregó.

En definitiva, el grupo está fuerte anímicamente, de cara a un nuevo desafío. “Las ganas y el compromiso que tiene cada uno de los integrantes de este plantel, hablan a las claras de cómo está el grupo humano y qué es lo que cada uno quiere aportarle al equipo”, enfatizó Martín Villagrán.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico