"Viudo negro" estafó a decenas de mujeres a las que robó miles de euros

El joven Albert Cavallé vivía una vida de lujo en hoteles estafando y robando a decenas de mujeres, que se han agrupado para denunciar sus prácticas.

Albert Cavallé ha estafado y robado decenas de mujeres tras mantener con ellas unos encuentros románticos que lo han convertido en todo un “estafador sentimental” que incluso cuenta con una página web que reúne las denuncias y quejas de todas sus víctimas.

Este martes, los Mossos d'Esquadra (miembros de la fuerza de seguridad de España) han arrestado finalmente a este estafador, apodado el “rey de Tinder” que estaba siendo buscado tras no haberse presentado a ninguna de las citaciones judiciales que acumulaba por varios delitos de estafa.

El detenido también tenía órdenes de detención de varios juzgados por hurto, apropiación indebida y coacciones desde hace un lustro. El juzgado de instrucción 25 de Barcelona recibió hoy a Cavallé y, tras pasar a disposición judicial, el joven ha quedado en libertad provisional acusado de estafa.

“Hemos podido saber que hay distintas investigaciones que apuntan que esta persona establecía relaciones con mujeres, se ganaba su confianza para intentar obtener algún beneficio económico, desde cenas a noches en hoteles o para robarlas directamente con tarjetas y números de cuenta para hacer fraudes. Se han contabilizado unas 17 víctimas, pero aún está todo en curso”, explicó hoy un portavoz de la Policía catalana al ser preguntado sobre el caso.

Tal y como relatan las víctimas del joven en la página web que han creado para denunciar su “modus operandi”, Cavallé -un joven atlético de mediana edad- empezaba sus estafas estableciendo relaciones afectivas con las víctimas. Posteriormente, les pedía importantes sumas de dinero excusándose en los más diversos motivos, a menudo de índole familiar o laboral pero siempre “dramáticos y urgentes”.

“Ha estafado cantidades de 1.000 o 2.000 euros, y casos de mucho dinero, de 40.000 de 60.000 por víctima”, explican sus víctimas. Asimismo, Cavallé también pedía dinero en efectivo prometiendo que se trataba de un préstamo “momentáneo”, a cambio del dinero, ofrecía un documento firmado por él como si fuese un préstamo, que luego aportaba en los juzgados intentando acreditar que se trataba de un ilícito “civil” y no “penal”.

El joven también se dedicaba a adquirir teléfonos móviles y electrodomésticos a cuenta de sus novias, que luego revendía sin ningún tipo de pudor. Sin embargo, Cavallé no se conformaba con robar a sus parejas, sino que también acostumbraba a alojarse en hoteles de lujo que luego no pagaba. “Aprovechando un momento de intimidad (normalmente cuando las chicas van al baño), hace una foto de su DNI y su tarjeta de crédito y luego usa esas identidades y tarjetas para alojarse en hoteles”, lamentan las estafadas.

Según explican sus víctimas, Cavallé presumía de ser un millonario con cuentas en Panamá pero que tenía problemas de liquidez. En otras ocasiones también proponía jugosos negocios bursátiles a sus parejas, a las que pedía dinero que luego nunca recuperaban. El joven también era un asiduo usuario de redes sociales para encontrar pareja como Tinder.

“Lo que sí es verdad de su historia, nacido en Barcelona el 13 de febrero del 82, ha sido modelo, portada de Ragazza y ha trabajado en empresas como View models”, relatan quienes se enamoraron de él. Asimismo, Cavallé utilizaba todo tipo de apodos e identidades falsas, especialmente cuando su historial de romances fallidos empezó a crecer descontroladamente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico