El mismo reclamo, nueve años después

"Hace nueve años que estamos planteando lo mismo" gritaba uno de los remiseros. Más de un centenar de trabajadores del volante ayer cortaron los principales accesos a Comodoro sobre ruta 3 desde las 6:30 hasta las 15:30. Recién levantaron los cortes luego de que el jefe de Policía, Juan Ale, se comprometiera a volver a instrumentar los retenes policiales le habían reclamado en 2008.

Los remiseros cortaron ayer los principales accesos de la ruta 3 en el ingreso y egreso de Comodoro Rivadavia, desde las 6:30 cuando se confirmó la muerte de Fernando Schmidt (35). Una vez más volvieron a las calles con un antiguo reclamo que llevan adelante cada vez que sufren reiterados asaltos a mano armada, o matan a un trabajador del volante: retenes policiales para identificar y requisar a los pasajeros que de un momento al otro se pueden convertir en asaltantes y/o asesinos.
José Luis Sagardoy, uno de los referentes, dijo ante El Patagónico en las primeras horas del corte que a Schmidt "lo mataron como un perro. La Policía no hace nada; hay convenios firmados y se cagan de risa de nosotros, que somos trabajadores. Firmó Ale, firmó el gobernador, estuvo un mes, los levantaron y se acabó todo (en referencia a un documento de 2008). ¿Qué esperan? ¿Que maten a un compañero más?" se preguntó.
Sagardoy se refería al convenio firmado el 13 de mayo de 2008, al que tuvo acceso ayer este diario. En aquella oportunidad también el jefe de Policía era Juan Ale y taxistas y remiseros se reunieron en la CGT de Comodoro junto al entonces jefe de la Unidad Regional, Claudio Spagolla. Tamibén estuvieron allí Carlos Jurich (como subsecretario de Gobierno) y las concejales Cristina Ziebart y Juan Maldonado, junto con varios vecinalistas.
En ese documento dejaron en claro "dar continuidad, mejorar y ampliar los controles y retenes de seguridad en puntos estratégicos de la ciudad, por parte de personal de la policía, todos los días de la semana con la utilización de los recursos humanos de refuerzo recibidos de la jefatura de la Policia".
Aceptaron por aquellos años el compromiso de los funcionarios de que funcionaría el scanner de la terminal de ómnibus que 9 años después sigue sin funcionar.
"Pedimos que baje Ale y el gobernador" sostenía Sagardoy a las 9, mientras el intendente Carlos Linares ya dialogaba con los remiseros frente a la Unidad Regional.
"Hace nueve años que estamos planteando lo mismo", le reclamó uno de los manifestantes al intendente. "Yo trato de luchar por ustedes muchachos" sostenía Linares.
"Les voy a ser sinceros, la pelea yo no la puedo dar solo, cuando yo me canso pidiéndola, me canso pidiendo cuadrículas. Yo estoy terminando la subcomisaría de Ciudadela" dijo el intendente que tenía a su lado al subsecretario de Seguridad Municipal, Héctor Quisle.
A esa altura, uno de los referentes de los remiseros gritó "vamos a cortar 3 y 26". Linares les advirtió entonces que recordaran quién fue el que les puso el abogado para la causa federal por el corte de ruta anterior en el que muchos terminaron con causas en la Justicia federal.
"Ale dice que ya salió. El vicegobernador si quisiera ya estaría acá" les recalcaba Linares a los remiseros.
Es que por esos momentos el único representante de la seguridad que escuchaba y proponía soluciones a los trabajadores del volante era el segundo jefe de la Unidad Regional, Oscar Rolla.

RECLAMOS DE COMPROMISO
A las 10 llegó el vicegobernador Mariano Arcioni que se puso al tanto del reclamo. En ese momento los remiseros ya recibían el apoyo de colectiveros y taxistas. Y exigían la llegada del jefe de Policía, Juan Ale, para levantar el corte.
Finalmente, alrededor de las 14 Ale se reunió con ellos y junto a Arcioni, Rolla y Linares acordaron algunas medidas inmediatas. Pero antes hubo tiempo para otros reproches en la cara de las autoridades.
Los remiseros dijeron que el Centro de Monitoreo estaba obsoleto y le pidieron la rápida instrumentación de los controles y retenes en los remises.
"A Fernando, que falleció anoche, le bajaron un muchacho armado hace un tiempo atrás; le salvaron la vida... se la pospusieron porque si hubiesen seguido las cuadrículas estaría con vida" advirtió uno.
"Es lo que les estoy proponiendo" les dijo el jefe policial. "¿Y por qué no lo instrumentaste antes de que mataran a Fernando?" lo increpó una mujer a Ale. A esa altura todos querían hablar y opinar.
Frente a la falta de controles y retenes que estaban comprometidos, Ale dijo que "hay algunas deslealtades que dan bronca y me hago cargo. El error en aquel momento fue de nuestra parte. Es no tener un nexo directo. Yo les voy a dejar mi teléfono", les propuso a los manifestantes.
Los remiseros le pidieron que asegure combustibles para los patrulleros y que se comprometa a no levantar los retenes. "Usted para que venga a Comodoro tuvo que morir una persona. Usted mismo dijo que no sabía que no se estaban haciendo los controles", le recriminó un remisero.
"Yo no me voy a comprometer hasta que no lleguen los móviles" dijo el jefe de Policia, Juan Ale, a una mujer que le preguntaba cuándo se instrumentaba el sistema de cuadrículas en Comodoro.
A este diario el jefe le comentó que los 100 patrulleros para la provincia están comprados, pero que "cada cual que se haga cargo de lo que dice. El ministro de Gobierno dijo él claramente que se hace cargo; me dijo personalmente hoy, que seguramente él calcula que antes del 20 de febrero los vamos a tener acá a los móviles".
"Yo les digo que estamos encima; le agradezco al municipio que ayuda con algún repuesto, estamos trabajando todos en conjunto para que esto funcione. Por eso les pido que abramos una mesa de diálogo" agregó el vicegobernador.
Finalmente sobre las 15:30 por escrito se acordó "reforzar los controles sorpresivos y permanentes en cuanto a la identificación de pasajeros presuntamente sospechosos" y "mantener reuniones periódicas". Los retenes se realizarán en distintos puntos de la ciudad.
Mientras tanto, los remiseros comprometieron a Arcioni a que interceda por medio del Instituto Provincial de la Vivienda y le adjudique el gobierno provincial una vivienda para la viuda, mientras que el Municipio se comprometió a entregarle un subsidio a los hijos de 25 mil pesos mensuales hasta que cumplan la mayoría de edad.
"Levantamos porque conseguimos que nos pongan los retenes hoy mismo, y el subsidio para los hijos de nuestro compañero y el compromiso de una vivienda para la viuda" dijo a las 15:30 uno de los remiseros. Y de esa manera todos los remiseros se volcaron sobre las 18 al velatorio de Fernando en el gimnasio municipal 1.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico