Habrá un "bombardeo de semillas" para reforestar los bosques

En el marco del Plan de Restauración del bosque de Cholila, afectado por los incendios forestales del 2015, en octubre se realizará un "bombardeo de semillas" de cipreses con el grupo de aviones de la Navegueta 2016.

En la Casa del Chubut se llevó a cabo la presentación del libro "Entre Nubes de Humo Crónica de un vuelo", realizado por el piloto ambientalista Daniel Roy Wegrzyn y su hijo Pablo Wegrzyn quienes registraron el incendio forestal de Cholila ocurrido en el 2015 y que destruyó cerca de 40.000 has de bosques nativos.

También se presentó en el marco del Plan de Restauración del bosque, el "bombardeo de semillas" que se llevará a cabo en el mes de octubre-sobre el área afectado por el fuego- con el grupo de aviones de la Navegueta 2016.

Daniel Roy Wegrzyn explicó a El Patagónico que se trata de un bombardeo de semillas fundamentalmente de ciprés "de genética local cosechadas este año", que los chicos de la escuela agro técnica de Cholila y otras instituciones escolar de la zona estarán preparando en una actividad especial para el Día del Estudiante.

Los estudiantes cumplirán un rol importante en el armado de bolitas de arcilla: una mezcla de semillas dentro de bolitas de barro de unos 2 o 3 cm que luego esparcirán por el campo, se desharán con la primera lluvia intensa, y las semillas comenzarán a brotar, hasta entonces protegidas de los animales y el tiempo.

Cholila2

Asimismo, el piloto detalló que el bombardeo de semillas será similar al que se llevó a cabo en Tailandia-en la región boscosa de Phitsanulok- en una superficie de aproximadamente 800 hectáreas, bajo el método Fukuoka.

El concepto de "bombas de semillas" fue creado por el agricultor, biólogo y filósofo japonés Masanobu Fukuoka, autor de un método de agricultura natural. Con la perfección de esta técnica y con la utilización de aviones se puede lograr plantar aproximadamente 900.000 árboles en un día.

La esencia del método de Fukuoka es reproducir las condiciones naturales tan fielmente como sea posible de modo que el suelo se enriquece progresivamente y la calidad de los alimentos cultivados aumenta sin ningún esfuerzo añadido como el arado, uso de fertilizantes, pesticidas o poda.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico