Alberto Fernández: "necesitamos que cada uno cumpla su parte para evitar el avance de esta pandemia"

La medida establecida por el Gobierno nacional mediante decreto rige desde las 0 de hoy, con el objetivo de intentar frenar el avance del coronavirus. Ayer confirmaron 31 nuevos casos y el total de contagiados en la Argentina llega 128, incluidos los tres fallecidos. Solo estará permitido salir del hogar para comprar alimentos o por causas de salud. Unicamente permanecerán abiertos los comercios que vendan alimentos, las farmacias y los hospitales. El sistema bancario operará por vía electrónica. Habrá despliegue de fuerzas de seguridad para garantizar que nadie salga a las calles ni circule por las rutas, a excepción de quienes cumplan servicios esenciales. Tampoco se podrá entrar o salir del país, ya sea por medios de transporte terrestres, marítimos o aéreos.

El presidente Alberto Fernández anunció anoche que la cuarentena obligatoria comienza a las 0 de este viernes y se extenderá hasta el 31 de marzo inclusive. “Nadie puede moverse de su residencia, todos tienen que quedarse en sus casas”, expresó. Además, estableció el adelantamiento del feriado del 2 de abril para el 31 de marzo y que el 30 de marzo será feriado puente. Dijo que la Prefectura, Gendarmería, la Policía Federal y las policías provinciales van a controlar la circulación por las calles. “Vamos a ser absolutamente inflexibles”, advirtió.

El presidente anunció así el aislamiento social obligatorio en todo el país, con el objetivo de frenar el avance del coronavirus. La medida estuvo apoyada por todos los gobernadores de la Argentina que, en su mayoría, estuvieron presentes en la Quinta de Olivos para escuchar los motivos de la decisión del Gobierno.

La secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, está terminando de redactar el decreto, por lo que su publicación será en algunas horas. El objetivo del aislamiento es, como repetidamente le dijo Alberto Fernández a sus funcionarios y a los gobernadores, “planchar la curva” de contagiados. Si esto se logra, la cuarentena finalizará cuando está estipulado. En caso de que se extiendan los infectados, el Poder Ejecutivo no descarta extenderlo.

La cuarentena obligatoria a nivel nacional es la medida más drástica que tomó el Gobierno desde que el virus COVID-19 empezó a propagarse dentro del país y obligó a las autoridades de las diferentes provincias a tomar medidas de aislamiento para evitar que se multiplique el contagio.

“Hicimos mucho esfuerzo para que la gente comprenda que se tenía que aislar. Suspendimos las clases, promovimos el trabajo a distancia, dictamos asuetos administrativos. Y sin embargo seguimos teniendo problemas de gente que no entiende que no se puede circular porque expone al otro”, explicó el presidente.

Fernández advirtió que a partir de las “0 horas de mañana (por este viernes) todos los argentinos deberán someterse al aislamiento social, preventivo y obligatorio” y que eso implica que a partir de ese momento “nadie se puede mover de sus casas”. En esa línea, agregó: “esta medida la hemos tomado tratando de que los efectos de la economía sean los menos dañinos posibles”.

Además de la cuarentena, confirmó que adelantará el feriado del 2 de abril pasa al 31 de marzo, mientras que el 30 de marzo será feriado puente. “Es para que tengamos la posibilidad de quedarnos en nuestras casas”, sostuvo

NUEVOS CASOS

Ayer el ministerio de Salud confirmó 31 casos nuevos y la cifra total de contagiados ascendió a 128. Están distribuidos en la ciudad de Buenos Aires, la provincia de Buenos Aires, Chaco, Córdoba, Tierra del Fuego, Río Negro, Entre Ríos, Santa Fe, San Luis, Jujuy, Salta, Tucumán y Santa Cruz.

El jefe de Estado considera que la clave para evitar una tragedia con el coronavirus es bajar la circulación masiva en los espacios públicos. La estrategia presidencial consiste en aplanar la curva de posibles contagiados o eventuales víctimas a través del contacto social. Fernández considera que con el distanciamiento social y el control de la circulación en los espacios públicos, la curva podría aplanarse y por eso ordena la cuarentena obligatoria.

Hasta Olivos llegaron el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta y los gobernadores Jorge Capitanich (Chaco), Gildo Insfrán (Formosa), Sergio Ziliotto (La Pampa), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Uñac (San Juan), Gustavo Valdés (Corrientes), Juan Schiaretti (Córdoba), Mariano Arcioni (Chubut), Oscar Herrera Ahuad (Misiones), Omar Perotti (Santa Fe), Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Arabela Carreras (Río Negro) y Omar Gutiérrez (Neuquén).

Cuatro gobernadores estuvieron comunicados vía streaming. El gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, lo hizo desde La Plata, luego de terminar una reunión con los 135 intendentes bonaerenses para evaluar las medidas económicas a tomar después de la cuarentena. Rodolfo Suárez, el gobernador de Mendoza, se quedó en su provincia para cumplir con la restricción que implica el cierre de fronteras que él mismo decretó. En la misma situación estuvieron el gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, y el de Catamarca, Raúl Jalil.

Uno de los que habló durante la reunión fue Rodríguez Larreta, que al tomar la palabra dijo que apoyaba la medida en un 100% la decisión del gobierno nacional de declarar la cuarentena obligatoria . En los últimos días el jefe de Gobierno porteño estuvo en contacto permanente con Alberto Fernández y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para evaluar en tiempo real la situación del distrito y las medidas a tomar en el corto plazo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico