Amenazado de muerte, Varela le pedirá hoy al Gobierno que retire la Infantería de las calles

El vecinalista Roberto Varela le pedirá hoy al ministro de Gobierno, Trabajo y Justicia, Máximo Pérez Catán, y al jefe de la Policía del Chubut, comisario Luis Ale, que retiren de las calles de Comodoro Rivadavia a la Guardia de Infantería. Es que su familia sufrió un episodio extremo el fin de semana, oportunidad en la que sus integrantes fueron amenazados de muerte por un grupo de delincuentes que hace y deshace en el Máximo Abásolo y sus alrededores.

¿Será posible que fuera de la ficción sean los delincuentes y violentos los triunfadores? ¿Habrá que dejarlos hacer lo que quieran sin que la ley tenga castigo para ellos? ¿La gente de bien tendrá que resignarse ante la inseguridad? ¿El ministro Máximo Pérez Catán y el jefe de la Policía, Luis Ale, cederán a la extorsión?
Esos y otros interrogantes surgieron a partir del anuncio que ayer le hizo a este medio el propio vecinalista, Roberto Varela, quien hasta la semana pasada pedía a gritos que las calles de Comodoro Rivadavia fuesen patrulladas por tropas de Gendarmería.
Ante la imposibilidad de contar con el servicio de esa fuerza dedicada a la seguridad de frontera, el Gobierno a través del ministro Pérez Catán respondió políticamente a la demanda de los vecinalistas, ofreciéndoles el patrullaje del Grupo de Infantería.
El viernes de la semana pasada comenzaron los operativos en los barrios más conflictivos y si bien no arrojaron resultados alarmantes, se vivió un fin de semana tranquilo, no se registraron heridos por peleas, ni tiros y tampoco se informó sobre robos importantes.
A todo esto, en Sarmiento se desarrollaba el Festival de Doma y Folclore, lugar al que el vecinalista del Máximo Abásolo viajó con su familia, pero de allí volvió con otra idea respecto del pedido que sostenía la semana pasada.
Según le comentó a este medio, cuando su familia se encontraba en un cámping, apareció un grupo al que tiene identificado y con armas en mano amenazaron de muerte a todos los integrantes, haciéndoles saber que el mensaje tenía que ver con el reclamo que materializó y que llevó a la Infantería a recorrer las calles de Comodoro Rivadavia.
Luego de ese episodio, Varela decidió regresar a nuestra ciudad y proteger a su familia. De todas formas ayer se acercó a Fiscalía y radicó allí la denuncia por amenazas de muerte.
«Ya le dije a la fiscal y dejé una constancia; ahora si siguen molestando voy a tener que arreglarlo a mi manera porque me cansé de hacer denuncias», advirtió Varela.
De todas formas, el hombre fuerte del barrio Máximo Abásolo se manifestó cansado de pedir seguridad para la comunidad al tiempo que siente que «nadie me da seguridad a mí y a mi familia; entonces les voy a pedir que saquen a Infantería porque esto va a terminar mal».
Ahora resta saber cuál será la respuesta que obtendrá en Rawson y si finalmente reinará la impunidad de los delincuentes que tienen a mal traer a toda la comunidad.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico