Arquero del ascenso golpeó a su pareja y amenazó con matarla

Rodrigo Ríos, jugador de Guaraní Antonio Franco, quedó detenido acusado de violencia de género cometida contra su pareja, que fue rescatada por vecinos. "Te voy a matar y enterrar", amenazó el arquero.

Uno de los arqueros del equipo Guaraní Antonio Franco de la provincia de Misiones fue detenido tras golpear y amenazar a su pareja. “Te voy a matar y enterrar”, le expresó Rodrigo Ríos a Marina, quien fue rescatada de la golpiza gracias a la ayuda de vecinos que intervinieron en la situación.

El hecho se registró el lunes al mediodía en inmediaciones al CAPS 2 de abril, ubicado en la chacra 262 de Posadas. El futbolista estaba golpeando a su novia cuando la situación fue advertida por un grupo de vecinos y transeúntes que pasaban por el lugar.

“Creo que solo uno asintió con la cabeza y los demás se miraron entre ellos. Entramos y en un momento este flaco con el que entre se le tiro encima, lo ayude, lo separamos de la chica, cuando ella se soltó y corrió, lo empujamos al piso y salimos rápido a la calle”, contó uno de los jóvenes que intervino a través de Twitter.

Y continuó: “Ayudamos a la piba a sentarse en la vereda, estaba aterrada. Y vi de cerca como estaba, golpes, cortes y raspones en los brazos y hombros, porque antes que yo llegue ya la había arrastrado por la calle. El tipo después salió con un hierro en la mano a tratar de golpear a quien sea, por suerte los que ligamos algo solo fue leve. Inclusive entró al CAPS de enfrente donde estaban las enfermeras y golpeó a alguien”.

Esta fue la escena que quedó registrada en un video grabado por los vecinos donde se lo ve a Rodrigo Ríos con un fierro en la mano dirigiéndose desde la calle hacia una puerta.

El aquero de Guaraní Antonio Franco quedó detenido ese mismo lunes y se encuentra en una celda de la Comisaría Decimotercera, a la espera de definiciones tanto del Juzgado de Instrucción Siete como del Juzgado de Violencia Familiar interviniente.

“La agresión se produjo en inmediaciones del CAPS. Con un hierro el jugador de futbol agresor, impedía que la gente se acerque. Es meritorio el actuar del vecino que denuncia y el que actúa”, expresó el subjefe de la Policía, el comisario Víctor Maj.

“Estamos investigando el tiempo de demora del personal policial, sabemos que diez minutos es una eternidad cuando hay estado de amenaza o violencia”, agregó a Radio República.

La palabra de la víctima

“Luego de un año empezaron las tiradas de pelo, la tirada de cosas. En año nuevo me ahorcó hasta desvanecerme y me rompió toda la boca apretándome para que no grite”, contó Marina a El Tribuno.

“Si yo no escapaba, él me iba a matar ahorcada o a golpes. Creo que me iba a matar ahorcada, yo no iba a salir de ahí viva si no podía abrir la puerta”, agregó la mujer, que ya había denunciado a Ríos y le había puesto una restricción de acercamiento.

“Rodrigo se enojó porque me había tomado todo el café”, contó y dijo que "él solía tener esos ataques de furia”. Tras el enojo, Ríos se fue a trabajar, pero a su regreso atacó a Marina y le pidió su celular para revisarlo.

“Me pegó una piña, me desvanecí, se subió arriba mío, empezó a insultarme y tirarme del pelo”, detalló Marina y recordó las palabras de Rodrigo Ríos: “Tengo una pala y te voy a matar, no dudes que voy a hacer eso. Te voy a enterrar”.

“En eso él me caza, me aferré al portón y empecé a pedir auxilio, pero me arrastró otra vez hacia adentro. Unas mujeres llegaron ahí, pero no sabían qué hacer, yo pedía socorro, pero nadie se animaba a entrar, me miraban y nadie se animaba a entrar del miedo y por la violencia de él”, dijo Marina. Fue ahí cuando Brizuela y otro hombre ingresaron al lugar, tal como detalló el usuario de Twitter.

Fuente: Minuto Uno

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico