Como su hijo "jugó poco", noqueó a dos profes

Un repudiable suceso ocurrió en el marco de un torneo infantil que se desarrolla estos días en Neuquén. El agresor fue detenido y su hijo y compañeros no paraban de llorar.

Atlético Neuquén acababa de vencer 2 a 1 a Patagonia y de clasificar a la final de la Copa de Plata en la categoría 2011. Todo era alegría hasta que el papá de uno de los niños que celebraran el triunfo deportivo se desubicó e incurrió en una salvaje e inexplicable agresión. Alegando que su hijo "había jugado poco", primero le pidió explicaciones a uno de los profes (y técnico) y acto seguido le pegó una trompada al experimentado Julio Martín sin mediar palabra.

No contento con su repudiable y cobarde accionar, también atacó con furia al otro profesor, Martín Serrano, cuando este lo único que pretendió fue calmar al descontrolado personaje. A raíz del fuerte impacto, la víctima debió ser hospitalizada, aunque ya se encuentra lúcido y en su domicilio.

Testigos de la barbarie cuentan que otras personas que intentaron calmar los ánimos, incluso una señora "también ligaron".

Ocurrió en el marco del torneo infantil que se desarrolla por estos días y el sujeto fue detenido por las autoridades policiales. Asimismo, el club capitalino emitió un comunicado este viernes repudiando el triste suceso y su presidente Juan Gutiérrez adelantó a LM Neuquén que no permitirán más el ingreso de esta familia al club, "ya que su mujer también insultaba desde afuera".

"La idea era que todos los nenes jugaran. Se hizo de esa forma, se aplicó la rotación. Se fueron todos contentos los padres menos uno, quien protagonizó este escándalo. El padre no se sintió conforme y actuó así. Una pena, atacó a dos profes bárbaros. Julio tenía lentes por lo que la herida en el pómulo se agravó y le dieron 4 puntos de sutura", explicó el directivo.

"Son de esas cosas que uno no puede entender. Hay tanta violencia en la sociedad que en las canchas todo el mundo se quiere descargar", lamentó Gutiérrez. Y comentó que la denuncia quedó radicada "en la Comisaría 9 de Centenario".

Y brindó un dato que demuestra que hasta el propio hijo del agresor es víctima de la violencia de su papá. "El nene me cuentan que lloraban. Al club no va a poder entrar más, la madre insultaba a los profes. Tristísmo todo".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico