Cristina le reprochó a Macri haber empujado al país hacia un retroceso

"Nunca me equivoqué a costa del hambre y sufrimiento de la gente", manifestó en ese sentido. También denunció una persecución judicial en su contra. Y se excluyó de una eventual candidatura presidencial en 2019, si su figura fuera un obstáculo para que un gran frente opositor recuperara el poder y le pusiera freno al ajuste del actual gobierno.

La expresidenta y candidata a senadora por Unidad Ciudadana, Cristina Kirchner, justificó ayer el crecimiento de su patrimonio, negó ser socia de Lázaro Báez, aseguró que le dio "mucha bronca e indignación" el caso de los bolsos del exsecretario de Obras Públicas José López y criticó al gobierno de Mauricio Macri, al que acusó de empeorar todos los índices económicos y sociales, tras considerar que en Argentina no hay estado de derecho ni una justicia imparcial.
Cristina Kirchner habló durante casi dos horas con el periodista Luis Novaresio en el portal Infobae y se refirió además a denunciados casos de corrupción que sucedieron durante su gestión; la relación de la Justicia con el Gobierno; la muerte del fiscal federal Alberto Nisman; la situación política en Venezuela; y cuestionó el tratamiento de los medios a la actual gestión, a la que consideró "blindada mediáticamente".
En una parte tensa de la entrevista, la exmandataria fustigó al Ejecutivo nacional comparándolo con el gobierno venezolano de Nicolás Maduro, al señalar que el presidente de Venezuela "echó a la procuradora general, y acá también se quiere echar a la procuradora (Alejandra Gils Carbó)".
"Posiblemente esté muy cuestionado el Estado de derecho en Venezuela, pero acá también. Pero lo que hay es un doble estándar de los medios hegemónicos, según quien hace las cosas. Está severamente cuestionado el Estado de derecho en Argentina, donde el Poder Judicial también está desprestigiado", consideró.
"Que un gobierno que ganó en el 2003, en el 2007 y en el 2011 por amplias mayorías sea considerado una asociación ilícita, revela que hay un manejo del Poder Judicial para poder invalidar un proceso político que se dio en el país. Es un atentado a la democracia, es un gran disparate", señaló la exmandataria al comparar su situación con la de los ex presidentes de Brasil Dilma Roussef y Luiz Inácio Lula da Silva.
En un tono más efusivo, Cristina Kirchner sostuvo que durante su gobierno "hubo plena libertad de expresión, donde los opositores me decían 'Yegua, puta y montonera', pero ahora la gente tiene miedo y un pibe, por un tuit, estuvo un mes preso", aunque advirtió que la gestión de Macri "no es una dictadura".

CRECIMIENTO PATRIMONIAL

Al momento de hablar sobre su enriquecimiento patrimonial, la exmandataria sostuvo que "la evolución del patrimonio fue juzgado y evaluado por los peritos de la Corte. Todo lo que está en juicio por segunda vez, está en mi declaración jurada. A mí nadie me descubrió una cuenta en Panamá Papers", remarcó.
En esa línea, agregó: "no es que cuando llegamos al gobierno no teníamos ningún tipo de patrimonio, que además son claros porque siempre hicimos plazos fijos y la administración inmobiliaria en nuestro estudio jurídico (de Río Gallegos)".
Sobre el caso de corrupción del exfuncionario José López, a quien se lo encontró con bolsos de dinero en una casa de retiro religiosa de General Rodríguez, Cristina Kirchner consideró que "fue una cosa muy fuerte y no alcanzaba a comprender la escena".
Al respecto, manifestó que el caso de López le generó "mucha indignación y enojo, con tristeza y angustia. Fue brutal y terrible. Cuando me enteré, yo estaba en Calafate y quería patear todo porque pensaba en los pibes que se incorporaron a la política. En ese momento, lo odié a José López", dijo.
"Quisiera saber quién le entregó ese dinero a López. Me cuesta creer que la justicia todavía no pudo determinar quién se los dio. Me resulta inaceptable que la justicia no haya identificado quien le entregó y cuando el dinero", agregó.
Respecto a sus responsabilidades políticas y del ministro de Planificación Julio De Vido, que estaban a cargo de las acciones de López, Cristina Kirchner sostuvo: "es imposible saber todo lo que hace un funcionario", y afirmó: "pienso que De Vido no lo sabía porque sino me lo hubiese dicho, o por lo menos para advertirme del peligro".
Ante la frase de que durante el gobierno kirchnerista "se robaron todo", la exjefa de Estado arremetió: "dicen que se robaron todo y lo que blanquean plata en negra son otros. Mientras nos robábamos todos, ¿cómo hacíamos para fundir el país y crear trabajo, pagar la deuda y que la economía creciera?", se preguntó con ironía.
"Más que la lucha contra la corrupción, lo que quieren hacer es invalidar las políticas de nuestro Gobierno", remató.
En clave electoral, la exmandataria afirmó que el kirchnerismo se fue del peronismo "porque considerábamos que una interna en este momento, donde a la gente no le alcanza para llegar a fin de mes, iban a distraernos del problema principal", señaló en referencia a la decisión de irse del PJ y conformar el frente Unidad Ciudadana para evitar la interna con el ex ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo.
La expresidenta convocó al "diálogo" al Presidente porque "la situación económica es muy delicada" y, entre sus varias críticas, concluyó que "el Gobierno empeoró todos los índices económicos y sociales y no cumplió nada con lo que prometió Macri en el debate presidencial".
Basado en el modelo de cuestionario del célebre periodista francés Bernard Pivot, Cristina Kirchner fue consultada si durante la entrevista dijo la verdad y contestó: "Sí, absolutamente. Sí, vos sabes que sí. El mentir nunca fue mi hobby y además más sale horrible".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico