"Cuesta asumir que tu papá pueda hacerte algo así"

Fue abusada por su padre y quiere que su caso se conozca para que las mujeres denuncien.

"Mi papá me abusaba", dice la joven, que actualmente tiene 24 años. Los abusos empezaron cuando tenía 12 años. "Me decía que no lo podía contar. También me decía que él me quería. Yo no podía pensar que alguien que me quería era capaz de dañarme", cuenta.

Respira profundo. Pasó casi 10 años sin poder ponerlo en palabras. Recién en 2018, pudo hablar el tema. “Poder hablar o no poder hacerlo no es una elección consciente, creo que son mecanismos de defensa". Sabe, sin embargo, que hay mujeres que no pueden contarlo nunca.

Hizo la denuncia. "Es como que, si sufriste un abuso, hasta que no lo denuncias no te creen", reflexiona. "No es fácil atravesar un proceso judicial. Tenés que prepararte psicológicamente, recuperar los recuerdos. Yo tuve suerte porque desde la Fiscalía me respetaron y me acompañaron".

La causa sobre su padre, Walter Ceballos, actualmente detenido, fue calificada como abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y abuso sexual simple en la modalidad de delito continuado. Y el caso lo llevó adelante la fiscal María Angélica Carcano.

En ese contexto, se resolvió la realización de un juicio abreviado. Su padre reconoció los abusos y aceptó la culpabilidad. Una amiga suya le contó que una vez estando en la pileta su papá la filmó. “Pensé: 'No quiero que esta historia se repita, no quiero que ninguna mujer tenga que pasar por algo así ". Y decidió contar su historia. Quiere que las mujeres se animen a denunciar.

"Cuando sufrís una situación tan grave, lo único que te queda es poder reparar tu historia. También poder concientizar sobre el tema. La denuncia sirvió a nivel judicial, pero en mayor medida a nivel personal".

La mujer formó su familia, tiene hijos y ya no vive más en Puerto Madryn. La condena al exjefe de Policía y exdiputado provincial Juan Luis Ale la movilizó.

“Pude sacar la voz, darle importancia a lo que estaba sintiendo. Una tarda en hablar porque genera mucho dolor. No es fácil asumir que el que te abusó es tu papá". "Sé que hay un montón de chicas a los que hoy les está pasando lo mismo y no saben qué hacer. Creo que hablar es una manera de darles voz, y que se animen a denunciar", cierra.::::::::::::

“Siempre el primer trabajo es desculpabilizar – explicó la fiscal María Angélica Cárcano, de la Agencia de Delitos Sexuales y Violencia de Género- porque el abusador siempre le quiere hacer sentir culpable a la víctima. Entonces la tarea es ubicar las cosas en su lugar, como tiene que ser, y poder invertir el sentido de la culpabilidad. La culpa nunca es de quien fue abusado. Y a partir de allí poder trabajar con las posibilidades que se brindan. Hay casos emblemáticos de personas que pudieron no solo elaborar luego sus propias historias sino transformarlas para ayudar a otras personas”.

La fiscal coincide en la importancia de la reparación jurídica. “Nuestro trabajo es, en definitiva, que la persona se pueda quitar algo de encima que le fue impuesto. Son personas que han tenido que vivir experiencias malas, pero que tuvieron y podrán tener experiencias felices y eso tenemos que apuntalar”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico