Dique Florentino Ameghino, un destino ideal de fin de semana

Es, sin dudar, uno de los lugares más vistosos de la zona del valle. Especial para disfrutar de su particular geografía. Se encuentra rodeada de formaciones rocosas entre las que se encuentra inserta la Represa Hidroeléctrica Florentino Ameghino.

A tan sólo 354 kilómetros de nuestra ciudad se encuentra un verdadero oasis en la Patagonia, ideal para una escapada durante el verano. Si solo se dispone de poco tiempo para vacacionar, no importa, ya que en pocos días se puede disfrutar del paisaje y hasta realizar actividades de recreación como cabalgatas, pesca de truchas y aventura como flotada, rafting, trekking, rappel, tirolesa, y escaladas en las altas murallas de roca rojiza.

El dique concentra a su población en una pequeña villa que está rodeada por las grandes paredes de piedra y el impactante murallón de la represa que contiene el agua del embalse artificial. Sin dudas se trata de un lugar diferente dentro de la Patagonia.

Si bien el camino hasta allí es propio de la zona, con poca vegetación, a medida que nos aproximamos al destino se puede contemplar como rápidamente las tonalidades de la tierra se vuelven más rojizas y comienzan a vislumbrarse cada vez más vegetación.

El Dique Embalse Florentino Ameghino fue construido para proteger a los pobladores del Valle Inferior de las continuas inundaciones y a la vez para obtener energía eléctrica, incluso los más antiguos pobladores del valle cuentan la inestabilidad que existía en sus ciudades y en sus cultivos ante la crecida del río, que en temporadas de deshielo ó antes caudalosas lluvias arrasaba con todo lo que encontraba a su paso.

Con el paso de los años y luego de su construcción, paulatinamente se convirtió en una villa tranquila con un encanto particular que atrajo a varios visitantes para un momento de distracción en pleno contacto con la naturaleza; lo cual hizo que comenzara también a buscar alternativas para sus visitantes, y es así que hoy cuenta con dos camping organizados a la orilla del río, cabañas, y restaurantes.

Llama la atención el contraste de colores del lugar entre el color esmeralda del lago y las rocas de color rojizo que encajonan las aguas del río. Cuando se llega a la ribera del río, esta tiene buena forestación de sauces. Sus aguas son ideales para la pesca deportiva.

Si bien se trata de un pequeño pueblo y no se van a encontrar grandes hoteles de lujo, se puede disfrutar de un buen servicio de gastronomía y alojamiento. Lo más solicitado suele ser el camping, pero también está la posibilidad de alquilar cabañas muy confortables que cuentan con todos los servicios.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico