El Gobierno y el campo, con acuerdos parciales

Después de casi tres horas de negociaciones, de las que participó el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, el Gobierno logró acordar un paquete parcial de medidas concretas con los representantes de las principales entidades del campo. No se encontró una solución a la intervención del Mercado de Liniers.

Buenos Aires (C)
La reunión comenzó pasadas las 12 y terminó cerca de las 14:30 contó con la presencia del jefe de Gabinete; la ministro de Economía, Felisa Miceli; el recientemente nombrado secretario de Agricultura, Javier De Urquiza y las principales entidades del sector.
Tras el encuentro, De Urquiza anunció, en conferencia de prensa, algo que reclamaba el sector agropecuario desde varias semanas: medidas concretas, que, sin embargo, no satisfizo del todo.
Para el trigo, se establecieron modificaciones al sistema de compensación entre el precio interno y el internacional establecido a comienzos de este año. «Hemos acordado un mecanismo para que sea realmente el productor el que recibe ese valor (precio internacional)», señaló De Urquiza y agregó que, sin embargo, esto se hará «manteniendo el precio de abastecimiento».
Algo similar se acordó con respecto al maíz, utilizado principalmente para el engorde de animales. Allí se seguirá utilizando el precio de referencia fijado por el Gobierno, pero a través de un mecanismo compensador, se intentará que la diferencia entre el precio interno e internacional llegue al productor.
«En ambos casos se creará una comisión de seguimiento para darle el mejor uso a los recursos», confió De Urquiza.
Con respecto al sector cárnico, quizás el problema que más preocupa a las entidades del campo, se acordó «mantener restringida la exportación, sistematizar la entrega de los ROE, instrumentar un mecanismo de control de precio de la media res y mantener el peso de faena en 240 kilos hasta diciembre de 2007», estimó Urquiza.

POCOS AVANCES
Sin embargo, los presentes coincidieron en que no se pudo lograr una medida concreta que beneficiara a los productores y menos encontrar una salida a la intervención de facto en el Mercado de Liniers.
El flamante secretario sostuvo además que se trabajará «en lo inmediato» en la generación de un fondo originario «para que los recursos se asignen directamente al productor» y que así «reciban los beneficios de precio internacional».
Por último, De Urquiza se refirió al problema que aqueja a los casi 9.000 deudores del Banco Nación desde la crisis de 2001. «Habrá mejoras en la cancelación inmediata y para los que tengan que refinanciar su deuda», dijo el secretario.
«En el primero de los casos, se extenderá el pago efectivo inmediato por el plazo de un año con las mismas condiciones. En el caso de la reprogramación, se han prolongado los plazos hasta doce años a una tasa anual de un 8,7 por ciento», estimó el secretario.
Urquiza señaló además que «los productores con deudas menores a 20.000 pesos» irán a un fideicomiso para que el deudor en esa situación pueda encontrar un mecanismo fuera del sistema bancario para que el deudor pueda recomponer su situación.

PALABRA RURAL
Los dirigentes rurales dejaron dos mensajes: el primero, que hubo avances; el segundo, que fueron parciales y que aún resta definir el «cómo».
«Valoramos que por fin hay un lugar para trabajar y tener parciales avances», dijo el presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi. Segundos después volvió a hacer hincapié en que los avances fueron «graduales y parciales».
«El productor empieza a sentir que las cosas cambian cuando llega a su bolsillo, cuando mejore el precio de sus productos, cuando en el Banco Nación ya no se nos este atosigando sino se ofrezcan refinanciaciones tal como se están anunciando», explicó.
Por eso, pidió que se «acorten los tiempos entre los anuncios y la implementación real de la medida» y en este sentido remarcó que esperan que en los próximos días se pueda llegar a una solución para «acotar la presencia de funcionarios de la Secretaria de Comercio en el Mercado de Liniers».

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico