El hombre que baleó a un comerciante en La Loma seguirá detenido

La defensa de Roberto Edgardo Martínez se presentó en la revisión de la prisión preventiva exigiendo prisión domiciliaria con monitoreo de tobillera electrónica. Además expuso la necesidad de que el hombre sea atendido por sus adicciones. La jueza que atiende en la causa convalidó el pedido de asistencia médica aunque descartó la domiciliaria, consideran que persiste el peligro de fuga con respecto al hombre que baleó al comerciante Franco Fittipaldi.

En la mañana del viernes se efectuó en los tribunales penales del barrio Roca la audiencia de revisión de la prisión preventiva que viene cumpliendo Roberto Edgardo Martínez por el hecho acontecido el pasado 24 de junio, en perjuicio de Franco Fittipaldi. La fiscal solicitó se mantenga la medida de coerción que pesa sobre Martínez por tres meses o bien hasta la celebración de la audiencia preliminar. Por su parte el defensor planteó su arresto domiciliario, con tobillera electrónica y se realice un Informe Psico-pátológico a su pupilo por problemas de salud y de adicciones.

En un primer momento la fiscal, Cecilia Codina, solicitó se mantenga la prisión preventiva que viene cumpliendo Martínez por tres meses o hasta la preliminar, ya que en la fecha culmina el plazo. Ayer se presentó la acusación pública del caso y persisten los peligros procesales de fuga y entorpecimiento de la investigación por los cuales se le dictara la medida. También existen elementos de convicción suficientes para tener al imputado como probable autor del hecho; existe peligro de fuga ya que Martínez se mantuvo prófugo hasta el pasado 4 de octubre cuando fue detenido. Mencionando la fiscal la pena en espera, en caso de recaer condena, que será de cumplimiento efectivo y la gravedad del hecho. Asimismo argumentó dos sentencias anteriores que tiene Martínez como también causas en trámite, concluyó.

Por su parte el defensor particular, Guillermo Iglesias, expresó que “en la próxima audiencia preliminar se va a discutir la legalidad de la prueba”. Postulando la “legítima defensa putativa”, como “error de prohibición indirecto”, ya que hay una discusión entre víctima y victimario, donde el primero entra y vuelve a salir del comercio. Propiciando el arresto domiciliario de Martínez, con tobillera electrónica, con el objeto de neutralizar los peligros procesales. Por último el defensor solicitó se disponga algún tipo de tratamiento médico para su pupilo en virtud de sus problemas de salud y de adicciones.

Finalmente la jueza, Daniela Arcuri, dispuso la continuidad de la prisión preventiva que viene cumpliendo Martínez por el término de tres meses o bien hasta la audiencia preliminar, lo que ocurra primero. Ello en base a la existencia del peligro de fuga ya que el imputado se mantuvo prófugo de la Justicia por un tiempo considerable, 4 meses; la gravedad del hecho y el motivo banal del mismo, la discusión por un par de guantes. En dicho sentido la jueza argumentó las causas en trámite que tiene el imputado y su comportamiento en otros procesos. Disponiendo por último se le realice un Informe Psiquiátrico al imputado por parte del Cuerpo Médico Forense.

TENTATIVA DE HOMICIDIO IMPUTADA

El hecho investigado acontece el 24 de junio de 2019, siendo aproximadamente las 19:46 horas Roberto Edgardo Martínez, arribó junto a una testigo a bordo de una moto tipo cross color roja, al local comercial “Franco Motos”, sito en calle Alvear al 400 de esta ciudad propiedad de la víctima, Franco Fittipaldi. Seguidamente Martínez ingresó al local comercial y le compro a Fittipaldi un par de guantes, retirándose del lugar luego de haber abonado.

Siendo las 20:05 horas, el imputado retornó al local comercial de mención, discutiendo con Fittipaldi por los guantes adquiridos. Seguidamente y al percatarse Martínez de las cámaras de seguridad del local comercial, se retira nuevamente del lugar con el par de guantes adquiridos seguido por Fittipaldi. Martínez junto a la femenina- la cual esperaba al imputado fuera del local- ascendieron al moto vehículo y al egresar Fittipaldi de su comercio, ya sobre la vereda del local, Martínez descendió del moto vehículo y mediante la utilización de arma de fuego, con claras intenciones de darle muerte, disparo contra la humanidad de Fittipaldi, en zona vital siendo abdominal lateral derecha, causándole a la víctima una lesión transfixiante hepática, hematoma retroperitoneal derecho, lesión en capsula y vena renal, un hemoperitoneo masivo y lesión de apéndice cecal, derivando todo ello una intervención quirúrgica. Las lesiones descriptas resultaron ser de carácter graves y pusieron en riesgo la vida de Fittipaldi.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico