Familiares se presentan como querellantes: "hicimos mal en creer lo que nos fueron diciendo"

El abogado Luis Tagliapietra, padre de un joven teniente de fragata que integra la tripulación ARA San Juan, arribó ayer por la tarde a Caleta Olivia para presentarse como querellante en el Juzgado Federal en representación de siete familias de los submarinistas que continúan desparecidos con el navío. Hoy se cumplen quince días del último contacto con la nave cuando se desplazaba a la altura del Golfo San Jorge entre Ushuaia y Mar del Plata.

Caleta Olivia (agencia)

Luis Tagliapietra estuvo reunido durante una hora con la jueza federal Marta Yáñez, luego hizo lo propio con el fiscal, Lucas Colla, interiorizándose de la marcha del expediente de la causa que por ahora está caratulada como “averiguación de ilícito”, tras lo cual respondió a numerosas consultas formuladas por medios periodísticos.

Su hijo es el teniente de fragata Alejandro Damián Tagliapietra de 22 años, quien realizaba su primera misión en el ARA San Juan y la última comunicación que tuvo con él fue cuando lo llamó desde Ushuaia y le contó que iba comprar un perfume para obsequiárselo a su madre, pero en ningún momento le habló de alguna falla que pudiera tener el submarino.

Esforzándose para mantener la entereza por el dolor que lo embargaba como padre, dijo que luego de catorce días de no saber qué pasó, ahora queda en evidencia que “las cosas se hicieron mal” en claro mensaje directo ala Armada y a funcionarios del Gobierno nacional.

En ese sentido remarcó que los familiares de los submarinistas “estuvimos expectantes durante una semana porque creímos en todo lo que nos fueron diciendo, pero hoy nos damos cuenta que hicimos mal en creer porque nos han ocultado (información)y nos han mentido”.

NO DESCARTA NINGUNA HIPOTESIS

Tagliapietra agradeció la deferencia que tuvo la jueza Yáñez a la cual le aportó elementos para la causa que fueron valorados por la magistrada.

“Estuvimos hablando de como vemos cada uno este delicado tema y del camino a seguir”, expresó Tagliapietra y admitió que ambos tienen numerosas dudas sobre el grave incidente y por ello “estamos pidiendo formalmente una serie de pruebas que tienen con que ver con las comunicaciones, el mantenimiento del submarino y otras ya que no queremos descartar ni que descarte ninguna hipótesis”.

Detalló que las dudas y sospechas surgen “desde la primera información oficial que nos brindaron hasta la dilación en suministrarnos el informe que llegó desde Austria”, dando cuenta que se había detectado una explosión en al área del Atlántico donde navegaba el submarino.

Reveló además que en representación de las siete familias, delas cuales se excusó en dar a conocer sus identidades “estamos aportando algunas testimoniales que tienen que ver con el mantenimiento” ya que hay gente “que se ha ofrecido a colaborar con nosotros”.

“No puedo dar más precisiones de ello, pero yo también pedí que el Estado levante la restricción a los informes que confiabilidad que tiene la Armada ya que entiendo que no tenemos ninguna hipótesis de conflicto que justifique ese secreto”, puntualizó.

Finalmente puso de relieve: “necesitamos acceder a todo el material probatorio y queremos que nos digan qué misión tenía el submarino porque no creo que solo fuera para ahuyentar buques pesqueros”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico