Guerreiro vuelve a dirigir tras superar el Covid-19

"Fueron días complicados", confesó el DT de Newbery, en referencia a lo que coincidió con una tragedia que golpeó a la familia "aeronauta" el mes pasado.

Jorge Newbery atravesó un enero muy difícil y encara febrero con la esperanza más fuerte que nunca. Este fin de semana, el “Aeronauta” se enfrentará a la Comisión de Actividades Infantiles por la última fecha de la Fase Clasificatoria del Torneo Regional Amateur de Transición. Ambos equipos tienen que ganar si quieren pasar a la próxima instancia, ya que un empate beneficiará a Huracán, que tiene descanso.

Pero más allá de ese desafío estrictamente deportivo, para Javier Guerreiro significará la revancha personal de estar cara a cara con un partido de fútbol, ni más ni menos.

“Tengo el alta desde el jueves de la semana pasada, pero todavía estoy recuperándome porque esto te deja algunas secuelas, como cansancio, y de a poco voy recuperando el olfato. Lo importante es que ya estoy en el club trabajando, que es lo que más quería”, remarcó en diálogo con El Patagónico.

Una tragedia sacudió al club y ese mismo día, Guerreiro empezó a manifestar síntomas. “Fueron días raros, complicados. El domingo (17 de enero) sufrimos el fallecimiento de nuestro utilero (Mauricio Alejandro Opazo) y ese día sentía el pecho cerrado, estaba medio agitado. Pensé que era algo nervioso por lo que estábamos pasando, pero eran síntomas de Covid”, señaló.

DOS PARTIDOS AFUERA

Después vino su procesión interna. “El lunes no entrenamos porque estuvimos de duelo, el martes me fui a hisopar, di positivo y ya no pude ir más al club”, lamentó.

Al día siguiente jugaban con la CAI. “Tuve que escuchar el partido por radio y hacer los cambios por WhatsApp con mi cuerpo técnico, algo rarísimo. Lo estaba viendo vía streaming, pero se trababa y la radio iba más avanzada que lo que yo estaba mirando. Una locura. Y me dio más bronca porque se nos escapan tres puntos fundamentales sobre la hora”, recordó Guerreiro.

Luego vino el segundo clásico, que también empataron. Pero el problema en el banco se duplicó. “Fue lo mismo, lo vi en la habitación, haciendo los cambios desde mi casa. Encima, mi ayudante de campo (Juan Pablo Espósito), que había dirigido contra CAI, después tuvo síntomas, dio positivo y no pudo estar, así que se tuvo que hacer cargo el entrenador de arqueros Claudio Quiroga”, resaltó.

“Yo le iba diciendo lo que me parecía a mí, de acuerdo a lo que estaba viendo desde un celular, que no es lo mismo que estar en una cancha. En un partido siempre hay sensaciones y uno por ahí se da cuenta quién está bien o quién está mal mirándole la cara”, explicó.

En ese sentido, admitió: “en algunos cambios acerté y en otros me he equivocado. Yo pensé que Facundo Vega tenía una molestia y después, hablando con él, me dijo que estaba para seguir, pero bueno, era complicadísimo”.

LA LESION DEL “PITU”

Y LO QUE VIENE

Además de considerar que merecían “un poco más”, y más allá de las cuestiones personales que tuvo que atravesar, Javier Guerreiro hizo hincapié en la manera que afectó la lesión de Pablo Barrientos, quien tuvo que retirarse a los 15 minutos del primer tiempo del clásico y se perderá lo que resta del Regional.

“Para ese partido había cambiado el sistema táctico, lo había recostado a Pablo sobre la izquierda, como número 11, para el ingreso de Oscar (Marchant), para que se asocien, para tener más gente de buen pie. A los 15 minutos se nos lesiona Pablo y ya el sistema táctico quedó obsoleto”, aseguró.

Al respecto, reflexionó: “O cambiaba ahí y volvía al 4-4-2, o trataba de aguantar en el primer tiempo y cambiaba en el entretiempo, que es lo que hice. Pensé que terminábamos 0 a 0, pero se puso en ventaja Huracán, que después manejó la pelota y tuvo alguna que otra chance. En el entretiempo cambiamos el sistema y el segundo tiempo fue todo nuestro”.

Ahora se viene una verdadera final ante la CAI y Guerreiro tiene las mejores expectativas. “Nos vino bien la semana de descanso para recuperar jugadores. Están todos a tope, a pleno, todos quieren estar el domingo. Sabemos que es un partido importantísimo, porque te podés meter en una final patagónica y cada vez el objetivo estaría más cerca”, afirmó.

La práctica futbolística será este jueves a partir de las 18:30, en el club del barrio 9 de Julio. “Recuperamos al ‘Corto’ Castro, un jugador importante que se lesionó antes del comienzo del campeonato. También es importante que Mauro (Villegas) convierta, es nuestro número 9, nuestro jugador de jerarquía, igual que (Jorge) Aynol. Creo que vamos a llegar de buena manera y sabemos lo que tenemos que hacer el domingo”, enfatizó el DT de Jorge Newbery.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico