Hallaron el celular de Anahí cerca del lugar donde encontraron el cadáver

La Policía halló el teléfono celular de Anahí Benítez, la adolescente de 16 años que fue encontrada asesinada en la localidad bonaerense de Llavallol, y la Policía realizaba un allanamiento en el domicilio en el que se activó el aparato.

Según trascendió, el teléfono se encontraba en poder de un hombre de unos 75 años, el cual se trataba de establecer si tuvo alguna vinculación con el femicidio, a unas cinco cuadras de la reserva de Santa Catalina, donde fue hallado el cuerpo de la menor el 4 de agosto pasado. El teléfono se encontraba funcionando con un chip distinto al que utilizaba la chica, indicaron fuentes policiales y judiciales.

En tanto, unas treinta personas se congregaron en los tribunales de Lomas de Zamora para exigir la liberación de Marcos Bazán, el único detenido por el caso. "Estuvo con su novia todo el fin de semana", rezaba uno de los carteles en alusión al momento en el que desapareció Anahí, el 29 de julio último.

Por el momento, el mayor indicio para dirigir a las sospechas sobre Bazán es que un perro rastreador marcó su domicilio, situado en el interior de la reserva, junto a la estación de tren Santa Catalina y a unos 300 metros del sitio en el que fue encontrado el cuerpo.

El 29 de julio último, Anahí salió de su casa de la localidad bonaerense de Parque Barón, en Lomas de Zamora, a caminar unas cuadras hacia el Parque Municipal Eva Perón y, al no regresar, su familia denunció su desaparición y comenzó su búsqueda.

El viernes 4 de agosto al mediodía, el cadáver de la adolescente fue encontrado desnudo, con lesiones cortantes y contusas en el rostro y la cabeza, enterrado en la Reserva Natural Santa Catalina, un predio de 730 hectáreas ubicado en Llavallol y que la Policía rastrillaba con perros adiestrados, ya que esa zona fue donde se activó la antena de su celular el día que fue vista viva por última vez.

La fiscal Pérez ratificó que la chica murió por sofocamiento a raíz de una gran congestión pulmonar y que "no surgió ningún signo de defensa" de parte de la víctima, "ni sufrió abuso" sexual.

Al día siguiente, los investigadores aprehendieron al profesor de matemáticas Francisco Leonardo Agostino (44) y allanaron su domicilio, adonde llevaron perros rastreadores que no detectaron evidencia de que la víctima haya estado en el lugar.

El domingo, se inspeccionó el sitio del hallazgo del cadáver y los canes marcaron una casilla ubicada a unos 300 metros de distancia donde reside Bazán. En ese lugar, los investigadores encontraron pelos, rastros de sangre y ropa de mujer y la fiscal Pérez indicó que la vivienda estaba "descripta" en los "cuadernos" que la víctima utilizaba como diario íntimo, en el cual relataba los sucesos importantes de su vida.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico