Irá a juicio por manosear a una mujer

La víctima caminaba por la bicisenda cuando el sujeto la abrazó y le tocó un glúteo. El caso está enmarcado en abuso sexual simple y es por un hecho acaecido el 30 de septiembre del año pasado.

El fiscal de Esquel Carlos Richeri se opuso al pedido de suspensión de juicio a prueba realizado por la defensa de un individuo acusado de abuso sexual de una joven cuando ésta iba en bicicleta y el juez José Colabelli, dispuso que el caso debe ir a juicio. El magistrado anunció que esta fue su última audiencia como juez penal, ya que se acogerá al beneficio de la jubilación.

Acompañado por la víctima, el fiscal Richeri manifestó su rechazo al pedido de la defensa, indicando los fundamentos para que la investigación sea llevada a juicio, más allá de que el imputado reúna los requisitos para acogerse a una suspensión de juicio a prueba.

El 30 de septiembre de 2019, aproximadamente a las 21.30, sobre la bicisenda sita en paralelo a la ruta 259, entre Las Mutisias y Las Lumas, del barrio Villa Ayelén en Esquel, el imputado habría abordado a la joven que caminaba junto a una amiga, le preguntó la hora y aprovechó para abrazarla y tocarle el glúteo provocando que la víctima cayera al piso, informó una gacetilla de la Fiscalía de Esquel.

Colabelli fundamentó su decisión de hacer lugar a acusación pública y abrir la etapa de juicio, basado en el compromiso del Estado argentino de llevar adelante las investigaciones que implican violencia de género.

Valoró que el hecho traumático dejó secuelas a la joven. Se refirió a los derechos tutelados de la mujer, que el Estado protege frente a los delitos de contenido sexual, que atentan contra la integridad psíquica moral y física, afectan la autodeterminación de la mujer como persona libre para decidir sobre su sexualidad.

Colabelli señaló que si ante esa cosificación del cuerpo de la mujer realizada por el abusador el Estado habilita la realización de un juicio razonable, se estaría afectando doblemente a la víctima. Por otra parte indicó que la garantía del imputado es la de tener un juicio justo.

El defensor Daniel Sandoval hizo reserva de impugnar en una instancia superior, el rechazo de la suspensión de juicio a prueba.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico