La conversión de "Quique" Ruiz para sumar minutos de juego

Su falta de protagonismo, su negatividad, su paso por Austria y su retorno con gol fue la síntesis que se puede observar en el video "La vida de Pablo" que el Real Salt Lake subió a sus redes sociales.

“Al tener todo tan joven, uno piensa que tocó el cielo y que nada lo puede detener. Llega el momento que hay que golpearse fuerte para saber las cosas que hace mal”, con esa reflexión Pablo “Quique” Ruiz hace un repaso de su trayectoria por el fútbol estadounidense, su falta de protagonismo, su paso por Austria y su regreso y cambio de mentalidad para sumar minutos de juego. En un vídeo que el club de EEUU titula en sus redes como “La vida de Pablo”.

Todo el paso del jugador por la MLS, está comprimido en los minutos que subió su equipo (Real Salt Lake), en sus redes sociales.

“Entendí que debía dejar de enojarme cuando no jugaba. Y dejar de buscar culpables por ello”, son los pasajes salientes del jugador del barrio San Cayetano.

Su paso, a préstamo, por Austria en un equipo de Tercera división y el papel del entrenador alemán Christian Ziege, fueron puntos destacados en el argentino para el cambio de actitud.

“Me tuve que golpear fuerte para saber lo que me estaba perdiendo. Lo que estaba desperdiciando. Yo siempre analizó lo que hago, cuando llegué (al Real) no estaba físicamente bien, mentalmente tampoco lo estaba. Lo noté apenas llegamos de pretemporada en el 2019. Y uno al ser joven piensa que está bien, que está entrenando bien y que hace las cosas bien. Y siempre está buscando un culpable para decir ¿Por qué no me pone? ¿Por qué no juego? ¿Por qué no me ven como primera opción’”, detalla Ruiz.

Cambiar su negatividad de su mente, aceptar que lo que había pasado ya estaba hecho. Y que se tenía que dedicar a su cuerpo y al fútbol, para jugar donde realmente quería, fueron las prioridades a cambiar.

“Cuando me plantean lo de Austria lo tomé como algo importante. Porque me quedaba un año sin jugar o me iba seis meses a tratar de hacer lo que más me gusta: que es jugar. No me importó que división era, sino jugar, ganar confianza y cambiar mi mente a positiva”, recalcó.

No fue fácil para el comodorense, fue semestre lejos de su esposa, con entrenamientos en doble turno y un DT que supo forjarle el carácter.

“Fueron cinco meses complicados, solo sin mi mujer. Pero a mí me ayudó mucho el entrenador que jugó Bayern Munich, selección alemana, Tottenham, Milan, Liverpool. Y estoy agradecido a él, porque me ayudó a cambiar mi mentalidad y ser más profesional. Y que cuando uno no juega tiene que entrenarse al doble. Soy un agradecido a él por la confianza que me brindó en esos cinco meses”, expresó.

El retorno al Real fue con un cambio de actitud, a principios de 2020, las dos primeras fechas Ruiz no jugó, pero él seguía entrenando. Luego llegó la pandemia y la reanudación de la competencia, dónde el ex Comisión de Actividades Infantiles pudo ganar minutos de juego.

“Tener la mente en positivo y sacar lo negativo de mí me ayudó a hacer lo que más quiero: jugar”, sentenció el jugador que volvió con presencia en la red.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico