La directora de un jardín le negó la entrada a una mamá policía

"Esto no debe volver a ocurrir en ninguna institución de la provincia de Río Negro", dijo una vocal gubernamental del Consejo Provincial de Educación sobre el hecho que ocurrió en El Bolsón.

El caso tuvo amplia repercusión mediática a partir de la denuncia de una mujer policía con funciones en El Bolsón, quien por cuestiones de horario llegó el lunes uniformada al Jardín de Infantes 21 con la intención de dejar en clases a su hija de corta edad. Sin embargo, fue detenida en la puerta de ingreso con el argumento de que “por una disposición interna”, no podía ingresar al establecimiento con la indumentaria laboral.

En consecuencia, madre e hija vivieron una situación tensa, compleja y de nervios frente al resto de los niños y sus progenitores, que derivó en que la menor tampoco ingrese a la escuela de nivel inicial.

Al respecto, la vocal gubernamental del Consejo Provincial de Educación, Marta Juárez, informó desde Viedma que “estamos completamente informados de lo sucedido y desde ayer hemos intervenido. El ministro Pablo Nuñez nos instruyó acerca de un llamado de atención hacia la directora del Jardín 21, quien lamentablemente tuvo esa actitud”.

Según detalló, “por las actas que recibimos, dicha funcionaria se basó en un reglamento interno para no permitir el ingreso a esa mamá trabajadora. Como ministerio, ratificamos que no existe ninguna reglamentación provincial al respecto que avale este acto de discriminación”.

De igual modo, subrayó que “instruimos a la supervisora para que aplique un llamado de atención y entiendo que ya tiene que estar notificada. Lógicamente, para que también pueda modificar esos criterios frente a la familia policial”.

“Ese reglamento interno –graficó-, aparentemente lo deben haber elaborado los docentes y sin participación del resto de las partes (los estudiantes y las familias), ya que luego tiene que ser acordado con toda la comunidad educativa. Lamentablemente, no ha sucedido en este caso”, afirmó en diálogo con radio El Bolsón.

Por otra parte, Juárez aclaró que “la directora ha pedido disculpas a la madre involucrada, con quien me solidarizo por la situación que tuvo que enfrentar”. Desde su óptica, “esto no debe volver a ocurrir en ninguna institución de la provincia de Río Negro”, al tiempo que destacó que “no hemos recibido ninguna otra denuncia similar desde nuestro ingreso a la gestión, el 6 de junio”.

Asimismo, la funcionaria adelantó que “vamos a solicitar las explicaciones del caso y para saber bajo qué marco normativo realizaron este reglamento interno, ya que todo lo relacionado al trabajo pedagógico tiene que estar escrito en el marco normativo del PEI” (Proyecto Educativo Integral), que regula el funcionamiento como institución educativa y que después avala la Supervisión de cada nivel”.

En coincidencia, por el incidente ocurrido en El Bolsón, “se dará intervención también a Derechos Humanos para que en primera instancia se ponga en comunicación con la supervisora y puedan establecer pautas laborales dentro del Jardín 21, ya que evidentemente no están muy claras, para evitar nuevos episodios semejantes”.

LA NENA SE FUE LLORANDO

En su denuncia, la mujer involucrada precisó que “fui a dejar a mi hija al Jardín 21. Hace dos años que voy uniformada, pero hoy me sentí discriminada delante de mi hija, quien se fue llorando. Delante de los otros padres me dijeron que no puedo ingresar uniformada. Por respeto, me retiré y me asesoré en Supervisión, donde me dijeron que no hay ningún reglamento interno que prohiba ingresar y retirar de la institución a los hijos del personal policial”.

La madre pidió reserva sobre su identidad, temiendo “alguna represalia con la nena”. Recalcó enseguida que “ante todo, soy mamá” y se preguntó “si esto no es violencia de género”, ya que el episodio “generó en mi hija una angustia tremenda y a mí se me caían las lágrimas porque me hicieron sentir muy mal delante de ella”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico