La médica que no creía en la vacuna y que cuando lo hizo ya era tarde

María Rosa Fullone cambió de opinión luego del artículo científico que comprobaba la efectividad de la vacuna.

Una doctora del Servicio de Emergencias del Hospital Fernández murió de coronavirus, mientras esperaba por ser vacunada. Se trata de María Rosa Fullone de 56 años, quien tenía turno para recibir la inoculación.

Según reveló Ignacio Previgliano, director de ese hospital, la profesional -que se desempeñaba en ese lugar desde hacía más de 12 años- se había negado a recibir la Sputnik V hasta que salió el artículo de The Lancet avalando su seguridad.

En diálogo con LN+, Previgliano señaló que con el primer cargamento de vacunas rusas, el cual ascendía a un total de 1400 dosis, sólo fueron utilizadas 1150. Entre ellos no estaba Fullone.

“El hospital había recibido en diciembre un total de 1400 vacunas de primera y segunda dosis, cuya prioridad era el servicio de terapia intensiva, guardia y emergencias y los servicios de clínica médica, que están más en contacto con pacientes de Covid”, explicó el neurólogo y siguió diciendo: “De esas 1400, se aplicaron 1150”, por lo que con el resto se “vacunó a dos centros privados y se compartió el remanente, que eran 50, con el Hospital Ramos Mejía”.

Para ese momento, la Sputnik V no tenía el aval de los medios especializados, como tampoco de la ANMAT. Una vez publicado el artículo de The Lancet -el cual indicaba que la vacuna era efectiva y segura-, la médica decidió inocularse. “Tenía su turno para el 23 de febrero, pero se enfermó antes”, confió.

“Todos lo lamentamos mucho, era muy querida en el hospital y lamentablemente fui yo el responsable de dar el diagnóstico de muerte cerebral porque soy neurólogo e intensivista”, expresó dolido el director y finalizó: “La gente del departamento de urgencias la estuvo acompañando y el único consuelo que nos queda es que le brindamos la mayor atención con el mayor afecto y cariño que se le puede dar y por otra parte es lo que tratamos de hacer con todos los pacientes”.

La doctora María Rosa Fullone (56) era Médica Generalista y Especialista en Dermatología, y Médica Titular en el Servicio de Emergencias y Urgencias del Hospital Fernández. Madre de tres hijos, hacía más de una década que tenía su propia clínica de Dermatología y Medicina Estética en el corazón del barrio porteño de Devoto, donde le practicaba tratamientos a famosos como Noelia Marzol, Fabián Vena, Felipe Colombo, Iliana Calabró, Alejandro Marley y Celeste Muriega, entre muchos otros.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico