La paritaria docente incluye "el derecho a la desconexión"

El acuerdo paritario firmado entre los gremios docentes y el Gobierno nacional se centra en una regulación de la actividad a distancia y el uso de herramientas digitales que alteraron los horarios de los docentes. Apunta a ponerle freno a la recarga laboral que en muchos casos llegó de la mano de la modalidad de trabajo remoto o clases virtuales. El convenio entra en vigencia de manera inmediata y se establece de forma temporal mientras se extienda el contexto de la cuarentena por COVID-19.

El Gobierno nacional y los gremios docentes firmaron un acuerdo paritario para readecuar el trabajo de los maestros durante la cuarentena y ponerle un freno a la sobrecarga laboral provocada, en muchos casos, por la modalidad de trabajo virtual.

El acuerdo plantea la novedosa definición de “derecho a la desconexión digital” y, entre otros puntos, compromete al Ministerio de Educación a colaborar con material tecnológico para la educación a distancia.

El objetivo fue regular la actividad a distancia a través del teletrabajo y el uso de herramientas digitales que alteraron los horarios de trabajo de los maestros y que, por ello, fue producto de una larga serie de demandas planteadas por los gremios desde que se puso en marcha la cuarentena.

La reconversión de las rutinas laborales no solo se tradujo en la elaboración de clases con recursos digitales, sino también en la modalidad de correcciones y entrega de informes que generaron un cúmulo de obligaciones que rompieron con el horario de la jornada laboral habitual.

Al respecto el secretario general adjunto de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA), Roberto Baradel, destacó en diálogo con Página 12: “son muy pocos los convenios con tal nivel de precisión en materia de protección a los trabajadores como este”.

Reconoció que su puesta en vigencia es temporal porque se tomó en el marco extraordinario de una cuarentena por pandemia, pero aún así remarcó su importancia porque pone letra chica respecto de “garantías de salarios, derechos, regulación del trabajo y límite de tiempo” en un contexto sin precedentes.

DERECHO A DESCONECTARSE

Uno de los puntos más relevantes es la incorporación del concepto de “derecho a la desconexión”, un tema que está en carpeta dentro de la Cámara de Diputados y que refiere a la regulación sobre el teletrabajo. “Implica que uno no puede estar disponible a cualquier hora y que tiene derecho a estar tranquilo”, añadió Baradel.

Esto se vincula también con el respecto por el derecho a la intimidad incluido en el acuerdo paritario, y que alude a la preservación de los datos que surgen de los dispositivos digitales y redes sociales, así como también a la exposición que los maestros hacen de su intimidad en el momento en que dictan clases desde sus hogares.

La Paritaria sobre Condiciones Laborales fue firmada luego de una reunión por videoconferencia entre los ministros de Educación, Nicolás Trotta; el de Trabajo, Claudio Moroni; y los representantes de Ctera y los privados de Sadop. La salvedad fueron la Unión de Docentes Argentinos (UDA), la Confederación de Educadores Argentinos (CEA) y los técnicos de AMET, que se abstuvieron de tomar una decisión hasta no consultarlo con las bases.

El temario se basó en una reunión anterior en la que CTERA planteó una docena puntos que abarcaron tanto el tema de las condiciones de trabajo como cuestiones de infraestructura, salariales y de formación docente. Por ello, su firma fue interpretada por el gremio como “un triunfo”.

De este modo, en términos generales se habla del “respeto a la intimidad” de los maestros, no solo porque exponen sus clases en el ámbito privado del hogar sino porque en todo momento reciben consultas por mail, llamadas o WhatsApp. Esto trastoca sus horarios de descanso y los expone a un contexto full time con jornadas que llegan a las 10 o 12 horas de atención a alumnos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico