"No me acuerdo mucho porque estaba en pedo"

Fue uno de los argumentos de Edwin Alexis Cárdenas Urbano, un joven de 21 años detenido por intento de homicidio.

El joven de nacionalidad colombiana fue imputado como presunto autor del delito de "homicidio en grado de tentativa”, por un hecho ocurrido el domingo a la noche en la ciudad de Sarmiento.

El sospechoso utilizó su derecho a declarar en esta instancia del proceso judicial, indicando que caminaba por la vereda del domicilio de la víctima porque regresaba de la casa de una vecina, a la que le había solicitado un cargador para su teléfono celular.

Según el detenido, el denunciante comenzó a insultarlo, acusándolo por el corte de luz de su vivienda. Luego se trenzaron en una pelea. En sentido, agrego que "estábamos forcejeando con el viejo, se cayó y se cortó el cuello", añadiendo: "no me acuerdo mucho porque estaba en pedo".

Ahora, el juez dispuso que Cárdenas Urbano permanezca en prisión un mes, en tanto otorgó 90 días de plazo para que la funcionaria Marisol Sandoval concluya las tareas investigativas.

Cárdenas Urbano fue detenido por la policía en el interior de una vivienda ubicada sobre la calle Manfredini del barrio Parque Patagonia, donde atacaba a un hombre de 68 con un cuchillo.

La víctima sufrió cortes en diversas partes del cuerpo y debió ser hospitalizado.

La audiencia de control de este martes se realizó mediante el sistema de video conferencia. El acto judicial fue presidido por el magistrado Daniel Pérez; el Ministerio Público Fiscal estuvo representado por la funcionaria Marisol Sandoval y el imputado, recibió el asesoramiento legal del abogado de la Defensa Pública, Marcelo Catalano.

LO QUE CREEN QUE PASO

Según los investigadores, la víctima salió hacia el exterior de su casa para corroborar si el corte de energía eléctrica que sufrió en ese momento también habría afectado a otras viviendas del sector.

Allí confirmó que solo su casa se había quedado sin luz. Luego fue tomado desde atrás por Cárdenas Urbano. Para los investigadores, el sospechoso tenía claras intenciones de robarle y por eso le colocó un arma (de aire comprimido) en la cabeza.

La víctima se defendió y comenzó un forcejeo. En esta lucha, el imputado sujetó del cuello al denunciante y lo arrastró al interior de la casa, cerrando la puerta de una patada.

La lucha continuó en el interior de la vivienda. La víctima sufrió puntazos en la zona del rostro, el cuello y el estómago. Asimismo, denunció que el agresor le exigía la entrega de un teléfono celular. También le habría manifestado: "si me delatas, te mato".

En este contexto, los vecinos -que habían observado algunos momentos de la agresión y escucharon los pedidos de ayuda de la víctima- llamaron telefónicamente a la policía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico