Obispo de Bariloche denuncia que se está creando un "enemigo interno" con la RAM

El cura Juan José Chaparro de la ciudad de Bariloche puso en duda la existencia del grupo denominado Resistencia Ancestral Mapuche, y aseguró que "la gran mayoría de la comunidad" no se identifica con actos violentos.

El obispo de la Diócesis de San Carlos de Bariloche, monseñor Juan José Chaparro, puso en duda hoy la existencia de un grupo mapuche con características violentas denominado RAM (Resistencia Ancestral Mapuche), al que se vincula con hechos de vandalismo en la Patagonia como vía para reivindicar el "derecho ancestral de la tierra" por parte de la comunidad aborigen.

"El RAM no sé qué entidad tiene. Se está armando un enemigo. Yo no conozco su existencia", manifestó el cura, aunque no descartó que pueda haber algún grupo que actúa en forma violenta en la zona.

"No siempre que ocupan un lugar significa que son grupos RAM. Aquí sí se han hecho desalojos históricos con violencia. Uno que recorre la línea sur se encuentra con más de un caso de gente que vivía en un lugar y de repente se la sacó, o gente que se fue endeudando en el tiempo de las ventas (sic) y de repente no tenían más el terreno. Eso también es violento", señaló Chaparro radio La Red.

Para el obispo, hay que distinguir cada caso: "cuando en el Gran Buenos Aires aparecen familias ocupando un terreno, incluso puede que lo hagan con cierta violencia, pero de ahí a que sean grupos organizados con armas de grueso calibre, hay una diferencia".

"La gente de origen mapuche de nuestra ciudad tiene sus nombres, trabajan, están en nuestra comunidad, son concejales algunos. Después, hay organizaciones que han estado trabajando para conseguir su tierra de manera legal, así como conozco gente que ha sido sacada de su lugar” agregó.

Además señaló que: “hay grupos, hay colectivos, está la organización del pueblo mapuche, con el Parlamento mapuche. Hay diversidad. Ahora, ¿qué entidad tiene RAM?, no lo sé. Y lo que puedo decir es que la gran mayoría del pueblo mapuche no se identifica con actos que se adjudican a esa supuesta organización. Al contrario, a veces me comentan que están preocupados por cómo puede perjudicarlos. Por ejemplo, cuando hicieron la marcha a Viedma por la ley de Tierras, no los recibieron porque decían que había actos violentos aquí de parte del RAM".

El obispo sugirió además la posibilidad de que existan infiltrados: "yo no digo que no haya alguien violento entre ellos, pero siempre puede haber otro que se está metiendo", dijo. Y agregó que no hay zonas inaccesibles bajo control mapuche. "Ellos piden respeto, no dicen que no van ingresar. Ellos reclaman un lugar donde ejercer su culto, su sanación natural", manifestó el religioso.

"Tengo la esperanza de que se abran caminos que posibiliten que no se repita. No empecemos a sumar muertos. Este es un asunto que tenemos que ver con racionalidad", dijo y finalmente sentenció: "valoré mucho la actuación del juez en el sentido de que dejó que acercáramos una ayuda médica y humanitaria para los heridos que están ahí. Me llamaron las organizaciones mapuches y de derechos humanos como garante de esta situación y acompañé porque es una necesidad: en ese lugar hay hombres, mujeres y niños".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico