Paralización de obras del Procrear en Chubut: despidos y desesperación

La UOCRA confirma la paralización de las obras de viviendas del Procrear en Dolavon, Gaiman y Trelew, dejando a 491 trabajadores sin empleo. Los afectados buscan respuestas y ayuda, mientras las autoridades locales intentan encontrar soluciones.

La Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA) ha confirmado la paralización de las obras de viviendas del Procrear en Dolavon, Gaiman y Trelew. Como resultado, 491 trabajadores del sector han sido despedidos.

Los trabajadores afectados se reunieron en la sede de la UOCRA en busca de ayuda y explicaciones sobre los despidos. Se les proporcionó asistencia alimentaria, pero según Claudio Paredes, referente del gremio de la construcción en Trelew, esta ayuda es insuficiente y solo “ayuda unos días”, lo que plantea un panorama desolador.

Paredes mencionó que se han estado realizando gestiones para los casi 500 trabajadores desocupados que trabajaban en las obras con fondos nacionales. “Son obras de Dolavon, Gaiman y Trelew, que es la obra más grande; con 404 viviendas ahí, más de 300 compañeros estaban en actividad y quedaron cesantes”, dijo el delegado sindical.

Paredes agregó que “el Gobierno nacional no presta ninguna atención a esta demanda, así que queremos que esto se empiece a mover y que no quede archivado”. Agradeció al gobernador Torres, quien está trabajando para ver cómo se dará continuidad a estas obras y a los trabajadores. También mencionó que el intendente Biss y Merino están trabajando en el tema, con la idea de conseguir también módulos alimentarios para los trabajadores.

Sin embargo, Paredes destacó que “son todos paliativos y hoy no alcanza para nada, la gente está desesperada por recuperar su trabajo. No es que no hay obra, solamente el Gobierno nacional no quiere transferir los fondos para darles continuidad”.

Finalmente, lamentó que los trabajadores “están pasando hambre, se vienen los cortes de luz, de gas, viene el comienzo de clases. Si bien Nacho Torres apuntó a asegurar el comienzo de clases, con los establecimientos adecuados, con los maestros adentro del aula, pero un chico no puede ir sin una mochila, una lapicera o un cuaderno. Es una situación desesperante”.

Paredes también solicitó a los adjudicatarios que alcen la voz para ayudar a los trabajadores a recuperar sus fuentes de trabajo y que las viviendas puedan ser terminadas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico