Preocupante: amenazas telefónicas y secuestros virtuales en barrio Laprida

Vecinos de barrio Laprida, junto a la Asociación Vecinal, convocaron ayer a autoridades policiales para tratar un tema preocupante que el fin de semana aquejó a esa barriada: amenazas telefónicas y secuestros virtuales. Entre el viernes y ayer, unos 100 casos de llamados telefónicos amenazantes se registraron en ese barrio.

La modalidad es conocida. Una persona recibe una llamada telefónica, en general por cobro revertido. Del otro lado de la línea le comunican que un familiar directo ha tenido una tragedia, o le dan información precisa de su entorno familiar. Luego, ante amenazas, le piden que compren tarjetas telefónicas y les indican cómo deben acreditárselas.
Estos hechos, que parecen propios de ciudades cosmopolitas, han sucedido en el barrio Laprida. Por ello, la Vecinal convocó a la policía para hablar del tema. En la sede vecinal, unos 30 vecinos plantearon ayer la situación al comisario inspector César Ibarra, a cargo de la Unidad Regional de Comodoro Rivadavia.
El jefe policial, entre otras cosas, recomendó a los vecinos que no acepten llamadas que sean por cobro revertido. «Son llamadas distintas a las comunes. En principio se van a manejar con una computadora que le dice que están recibiendo una llamada de determinado número».
«Yo recibí una llamada de ese tipo y dicen que es desde la Penitenciaria, y preguntan si acepto una llamada por cobro revertido».
En los casos de Laprida, en las diversas llamadas se ha indicado que provienen de la comisaría, y otros de la alcaidía. Ibarra mencionó que son llamados hechos desde penitenciarías de Buenos Aires.
Ante esa respuesta, una vecina de Laprida contó su experiencia, cuando recibió un llamado el lunes por la mañana, en el que le decían que su marido había tenido un accidente en el auto.
«Me dicen que mi marido estaba mal, que el auto no servía más. Yo dejé el teléfono y lo agarró mi hija. A mi hija le dijeron ‘vos tenes tres hijos y estas embarazada de tres meses’».
Frente a este testimonio, es de suponer que los llamados son realizados desde el mismo barrio porque se menciona información precisa de las personas amenazadas.

PIDEN QUE SE  INVESTIGUE
«Quienes hablan son estafadores», precisó el comisario Ibarra; «la policía en ningún caso llama por cobro revertido, y menos para avisar de una tragedia».
Los vecinos mencionaron que mucha gente se acercó con desesperación a los locutorios a comprar tarjetas telefónicas. En algunos casos, hasta con 400 pesos para adquirir las tarjetas y cumplir con el pedido que les hacían vía telefónica. En estos casos, hubo solidaridad de los dueños de los negocios, que enterados de las amenazas desistieron de vender las tarjetas y aconsejaron denunciar los hechos.
El comisario Ibarra quiso llevar tranquilidad a los vecinos, pero la sola propuesta de «no aceptar las llamadas de cobro revertido» no dejó conforme a los presentes en la reunión. Esto avivó otro viejo reclamo del barrio: la presencia de más efectivos policiales en la zona.
Marina Yapura, de la comisión vecinal, señaló que el barrio ha crecido mucho, alcanzando hoy una población de 10 mil habitantes y que sólo hay «3 policías por turno».
Por su parte, el presidente de la vecinal de Laprida, Roberto Romero, indicó a este medio que intentarán reunirse con el ministro de Gobierno de la provincia, Máximo Pérez Catán.
Además, los vecinos le manifestaron a la autoridad policial la necesidad de que se tome denuncia sobre lo sucedido y se investigue; «que no quede sólo en la reunión».

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico