Preparan una misión de patagónicos a Africa

Un grupo de 15 patagónicos prepara una misión a Africa para el año próximo. Ya comenzaron con la planificación de la actividad que se propone llevar ayuda a tres zonas de ese continente: Ruanda, Senegal y Etiopía.

La promotora se llama Mónica Iturrioz, quien en el 2005 viajó por primera vez. «Siento que tengo un compromiso con ellos, por eso tengo que volver. Con mi primer viaje descubrí que puedo ayudar a mi prójimo, sin importar la nacionalidad, la raza, ni el lenguaje. Es ‘amar a tu prójimo como a ti mismo’», afirmó.
Mónica tiene 43 años y en 2005 realizó su primer viaje a Africa. Vivió con los pobladores de Tambacunda, Senegal, durante 45 días. Antes de volver, una de las mujeres de la comunidad le dio la única foto de su boda. Le dijo que si la aceptaba volvería.
«Yo siento que voy a morir en Africa, siento un lazo muy fuerte con los habitantes de esa tierra. Y como tantos otros misioneros, terminaré allá», comentó.
Pero la imagen por la que volverá no es precisamente la de una boda, sino más bien la de la desolación y la muerte.
La mujer es fiel de la Iglesia «Misión Evangélica para Cristo» y uno de los pilares de la institución es la misión a otros países.
Este año comenzó a trabajar en el proyecto «El Cairo de los Misioneros Patagónicos». El Cairo es el tiempo de Dios.
Durante un año realizarán gestiones para conseguir sacar las vacunas que un laboratorio les donara. Son vacunas contra la malaria, el tifus, la fiebre amarilla. La donación surgió del compromiso de un visitador médico de Comodoro que la contactó con un referente en Buenos Aires.
Pretenden llevar a Africa entre 1.000 y 2.000 kilos de medicamentos. Es por ello que próximamente lanzarán una campaña. También buscarán que el gobierno nacional colabore facilitando la salida de los medicamentos del país.
«Creo que aceptarán. Estamos gestionando una audiencia. La idea es explicarles que esto también es importante para el país porque es Argentina la que se compromete con la ayuda humanitaria», comentó Iturrioz.
Este año la misión también incluye una de las zonas donde se desarrollan conflictos bélicos.

VERBO, NO SUSTANTIVO
En la zona de Africa donde misionó Mónica la religión es el islam, lo que implicó, entre otras cosas, no hacer una prédica tradicional de la fe cristiana. «Hacemos un Evangelio activo. Trabajamos primero con acortar las distancias y para que se den cuenta sobre nuestras buenas intenciones porque la discriminación no terminó, la explotación de las poblaciones negras tampoco. Todavía los blancos los usan como esclavos. Hay prostitución y ellos ven que siempre son los que más tienen. Nosotros les decimos ‘en Cristo somos todos iguales», comenta la mujer.
El segundo viaje llevará a 15 patagónicos al Africa, para trabajar en salud, educación y actividad social comunitaria. Estarán allá 60 días. «Yo trabajo en el área de salud y antes de hacer el primer viaje, me capacité en primeros auxilios para curar heridas y aprender a colocar inyecciones. El primer viaje lo hice con un proyecto para enseñar a depurar el agua contaminada porque ese es un gran problema allá», comentó la mujer.
En el noroeste de Africa, la base de la lengua es el francés, pero cada tribu le da su impronta. Así es como se habla francés mezclado con las lenguas de los shola, mandingo, o fula.
Mónica afirmó que la decisión de viajar a Africa y no hacer misiones a otros lugares pobres de Argentina, está vinculada con «una diferencia clara. En Africa no hay oportunidades de ningún tipo, es un lugar olvidado por el mundo. La muerte y la desolación se apropió de la gente», afirmó la mujer.
De la Iglesia «Misión Evangélica Argentina para Cristo» partieron otros comodorenses con el fin de evangelizar en otros países. Perú, México, Israel, Africa, son sólo algunos de los destinos.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico