¿Qué es el tratamiento con ibuprofeno inhalado?

El ibuprofeno inhalado no es un tratamiento aprobado por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), sino que se usa en el marco del "Uso Compasivo Ampliado" (UCA) en Córdoba, Buenos Aires, Mendoza, Santa Fe, La Rioja y Jujuy. En la jornada de hoy los diputados de Santa Cruz rechazaron su uso en pacientes de esa provincia.

El 2 de abril último, el ministerio de Salud de la provincia de Córdoba aprobó la Resolución Nº391 que permite el “Uso Compasivo Ampliado (UCA) de medicamentos en enfermedades pandémicas con motivo de la Emergencia Sanitaria COVID-19”. ¿Qué es esto? El UCA permite utilizar medicamentos aún no autorizados por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) para el tratamiento de la COVID-19, con el consentimiento de los pacientes y con el control de un comité externo para su implementación.

Este procedimiento, que busca disminuir el proceso inflamatorio que se produce en el pulmón se viene estudiando en dicha provincia desde hace 7 años contra la fibrosis quística y en los últimos meses se empezó a aplicar para el nuevo coronavirus SARS-CoV-2. Se trata de una nebulización a base de ibuprofeno sódico (una formulación diferente a la que se consigue en farmacias), en cuya investigación participaron médicos e investigadores del Centro de Excelencia en Productos y Procesos Córdoba (Ceprocor) y fue financiado por Química Luar, un laboratorio cordobés.

Sin embargo, este posible tratamiento aún no está autorizado a nivel nacional, según aclaró la ANMAT. Además, la empresa que lo desarrolla sostiene que se trata de “un medicamento en fase experimental” y que todavía no está aprobado ni autorizada su comercialización. La compañía presentó el 18 de septiembre último ante la ANMAT la solicitud para realizar un ensayo clínico Fase 2 y evaluar la eficacia y seguridad del potencial tratamiento.

Este tratamiento todavía no está aprobado por la ANMAT ni autorizado para su comercialización, según confirmó el organismo estatal y distintos investigadores relacionados con el proyecto. Y la propia empresa Luar aclara en su página oficial que se trata de “un medicamento en fase experimental” y emitió un comunicado donde confirmó que presentó ante la Anmat la solicitud para realizar un ensayo clínico en Fase 2. Por el momento, este protocolo de investigación aún no ha sido autorizado. Por eso, resulta cuanto menos engañoso decir que hay un tratamiento efectivo local porque ello puede generar falsas esperanzas anticipadas.

En nuestro país, las provincias de Córdoba, Buenos Aires, Mendoza, Santa Fe, La Rioja y Jujuy aprobaron el “uso compasivo” de este posible tratamiento para ser administrado exclusivamente en instituciones médicas autorizadas, bajo estricto control médico y con la firma del consentimiento informado del paciente.

El jueves 24 de septiembre último, el diputado nacional por Juntos por el Cambio Gonzalo del Cerro, junto con legisladores del bloque opositor, presentó un proyecto de ley para autorizar el uso compasivo del ibuprofeno inhalado para tratar el coronavirus. La vigencia de la medida se extenderá mientras dure la emergencia sanitaria por COVID-19 o hasta que el producto se encuentre autorizado por la Anmat.

También la Sociedad Argentina de Neumonología apoyó “los esfuerzos de los científicos y médicos involucrados en el tratamiento con Ibuprofenato de sodio hipertónico nebulizable a pacientes con Covid-19” y pidio “dar un marco legal sustantivo para alcanzar conclusiones científicas más rápidamente”.

Sin embargo, la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) se pronunció al respecto en un comunicado: “No se puede aceptar la recomendación y hasta la promoción de terapéuticas de eficacia no comprobada sin la aclaración de que se trata de productos experimentales y cuya utilidad aún no se ha demostrado. Porque de esta forma no solamente se obstaculiza el progreso de la ciencia que sustenta a la medicina, sino que indudablemente engaña a los pacientes y a toda la sociedad. Estas conductas generan expectativas inapropiadas, consumo injustificado de recursos y mayor estrés al sistema de salud”.

Por último, la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) a través de otro comunicado manifestó que “en vista de que su eficacia no ha sido comprobada, que hay objeciones en relación a la seguridad de los pacientes y que plantea un riesgo para el personal tratante” se pronuncia en contra del tratamiento con ibuprofeno inhalado.

Como se lee en los diversos comunicados, aún no hay acuerdo entre los profesionales sobre la efectividad de este tratamiento.

Esta nota fue producida por la Red Federal contra la Desinformación (RedDES), una red colaborativa federal de medios creada para producir y difundir verificaciones de rumores y contenidos falsos sobre coronavirus que están circulando a través de las redes sociales. Las vías de contacto son: por mail a redfederal@chequeado.com y /Chequeado en todas las redes. Si te llegó información sospechosa por WhatsApp podés enviarla al 11.3679.0690 para su verificación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico