Rosario y sus playas a ambos lados del Paraná

Las playas y excursiones fluviales de Rosario invitan a una escapada distinta para relajarse y disfrutar a pleno del sol junto al Paraná.

La hora de distenderse sobre la arena puede enfocarse en dos opciones: El Banquito de San Andrés, que gana cada vez más atractivo con sus paradores y playas al otro lado del Paraná, y La Florida, en la costa norte, que es el balneario tradicional del verano rosarino y cada año se renueva con distintos eventos y actividades.

Junto a esos lugares para pasar el día hay que considerar distintas excursiones por el río y las islas, con alternativas que van desde kayaks, lanchas y una cómoda embarcación de tres pisos hasta deportes con la adrenalina del kitesurf.

Para llegar a El Banquito basta embarcar en el complejo La Fluvial, a pasos del Monumento a la Bandera. El cruce ($85 ida y vuelta) demora sólo 15 minutos y da acceso a una isla agreste con distintos paradores sobre una larga costa de arena, ideal para pasar el día mientras la ciudad queda lejos, recortada sobre el horizonte.

Hay buena extensión de playa cerca de los paradores, donde se concentran servicios y actividades. A su vez, quienes prefieren aislarse y buscar el silencio de las islas, pueden alejarse y elegir lugar donde clavar la sombrilla a lo largo de unos 3 kilómetros de costa.

Para viajar desde Comodoro, dos personas ida y vuelta cuesta alrededor de 14 mil pesos, dependiendo de la anticipación con la que se saquen los tickets.

UN CLASICO DEL VERANO ROSARINO

Ineludible conocer La Florida, la playa más tradicional y popular de Rosario, con una historia que se remonta a su habilitación como balneario en 1933. A la vista se extiende un paisaje donde el marrón del río y el horizonte verde de las islas comulgan con la imponente perspectiva del puente Rosario-Victoria.

Por último, vale recordar que el río y la playa también pueden disfrutarse a pocos pasos de La Florida, en Rambla Catalunya, una playa de acceso libre y gratuito que a mediados de enero sumará la apertura de la Feria de Artesanos de la Rambla.

EXCURSIONES

Quizás la característica que más llama la atención de Rosario es su íntima relación con el río. Esta conexión se expresa en kilómetros de espacios verdes y paseos públicos sobre la costa, especialmente en toda la franja céntrica, prosigue cruzando las aguas del Paraná y se interna luego por arroyos y riachos hasta perderse en la agreste vegetación isleña.

No deja de sorprender la experiencia de pasar en pocos minutos de los ruidos urbanos a la quietud y el silencio del delta. Además, a medida que se pone distancia de la costa, se disfruta también de las vistas de toda la ciudad recortada a lo lejos sobre el horizonte.

A la tardecita hay que hacerse tiempo para una distendida caminata o salida en bici para recorrer los parques que se van hilando a lo largo de la costa céntrica. En un recorrido intercalado por espacios verdes, restaurantes y bares junto al río, además de ferias de artesanos los fines de semana, hay que ver de cerca el Monumento a la Bandera, el Centro de Expresiones Contemporáneas, el Parque de España y los coloridos silos que dan lugar al Museo de Arte Contemporáneo de Rosario (Macro).

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico