Volverán a citar al psiquiatra de Chano Charpentier

El médico psiquiatra Gonzalo Caligiuri volverá a ser citado en el marco de la causa por el incidente en el que Chano Charpentier resultó baleado por un policía en medio de un brote psicótico.

Gonzalo Caligiuri, el médico psiquiatra de Santiago "Chano" Charpentier volvió a ser citado por en el marco de la causa por el incidente en el que el músico resultó baleado por un policía en medio de un brote psicótico.

Según la reconstrucción de los hechos el ex Tan Biónica gritó: “¡Los voy a matar!, después de golpear con un “elemento contundente” la parte trasera del auto donde estaban su madre, Marina Charpentier, y su padrastro, Oscar Ottonello. Al ser testigo de la situación, el psiquiatra Caligiuri, fue a buscar al personal de seguridad del barrio Parque La Verdad, lugar de Capilla del Señor donde vive el músico. Los custodios se encargaron de pedir el auxilio de la policía bonaerense.

Caligiuri trabaja en la empresa de medicina prepaga OSDE y llegó a la casa de Chano después de que, a las 20.10 de anteanoche, fuera derivado a Capilla del Señor, en Exaltación de la Cruz, por un “paciente psiquiátrico”.

Según la primera declaración testimonial que hizo el médico psiquiatra ante el fiscal de Exaltación de la Cruz Juan Manuel Esperante, funcionario que hasta el momento está a cargo de la investigación del caso, Marina Charpentier, le dijo que su hijo estaba tranquilo, pero “desvariaba en sus dichos” y que, posiblemente, había consumido estupefacientes.

Relató que se acercó junto a la madre al ventanal de la habitación, se presentó como psiquiatra y que en ese momento el músico “comenzó a insultar y a amenazar a su madre” y a él diciendo que “le iba a clavar un cuchillo en la yugular”.

Señaló que ante esa actitud se retiraron hacia la parte delantera de la vivienda y vieron que “Chano” egresó de la casa con una “elemento cortopunzante con el cual hacía movimientos de apuñalamiento hacia su madre”, quien al intentar alejarse “tropieza y cae el suelo”.

Luego, dijo que “Chano” se dirigió hacia él “con una actitud demasiado agresiva”, pero logró esquivarlo y salir de la propiedad.El psiquiatra contó que “Chano” comenzó a golpear la parte trasera del auto de su padrastro con un elemento contundente “tipo palo” y que luego entró a la casa gritando “¡los voy a matar!”.

Explicó que dados los hechos que presenció, fue a buscar a personal de seguridad privada que a su vez llamó a la policía, y que emitió la orden para la internación del músico.

Dijo que una vez arribado el personal policial, fracasó el intento para que "Chano" acepte la derivación. Caligiuri reconoció que tanto él como otros médicos que habían llegado “recomendaron el ingreso para realizar una derivación forzosa”.

Relató que vio cómo Chano amenazó de muerte a su madre y a los presentes y que todos lograron salir del predio menos uno de los tres policías que habían arribado.

El psiquiatra dijo que “la siguiente escena” ya no estuvo “al alcance de su vista”, por lo que sólo podía manifestar que “se escucharon gritos y un disparo”, tras lo cual, al ingresar vio a al músico “ya en el suelo”.

Imputaron al policía

El policía Facundo Nahuel Amendolara, investigado por haberle disparado en el abdomen a Chano fue imputado del delito de "lesiones gravísimas agravadas por el uso de arma de fuego y por ser funcionario policial", que tiene una pena entre 3 y 15 años de prisión.

El fiscal Martín Zocca, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de Delitos Complejos de Zárate-Campana, notificó este viernes formalmente al policía Amendolara (27) y a su defensa de la imputación por ese delito contemplado en el artículo 92 del Código Penal (CP), confirmaron voceros judiciales.

Ese artículo eleva a entre 3 y 15 años de prisión las penas contempladas en el 91 que califica como gravísima a la lesión si la misma produjere la pérdida o el daño de un órgano -como en el caso de "Chano"-, y todo ello en función del inciso noveno del artículo 80, que es el agravante contemplado para cuando el autor abusa "de su función o cargo, cuando fuere miembro integrante de las fuerzas de seguridad, policiales o del servicio penitenciario".

El mismo Fernando Soto, abogado de la Fundación Chocobar, que representa a Amendolara, confirmó la imputación en una publicación en su perfil de la red social Twitter.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico