Zona desfavorable: en el petróleo también van por compensaciones

Funcionarios provinciales se reunieron con referentes de la Cámara de Empresas de Servicios de la Cuenca del Golfo San Jorge. ¿La razón? El proyecto de compensación por zona desfavorable.

El ministro de Agricultura, Ganadería, Industria y Comercio, Leandro Cavaco, junto a su par de Hidrocarburos, Martin Cerdá, convocaron a representantes de la Cámara de Empresas de Servicios de la Cuenca del Golfo San Jorge para trabajar en el proyecto de compensación por zona desfavorable a través de un crédito impositivo que pueda descontarse de otros tributos como IVA y Ganancias.

Participaron el presidente de la Cámara, Ezequiel Cufré; Alejandro Schiavoni, de GeoPatagonia SRL, Gustavo Twaerdowski, de Petromak; Leonardo Pichintiniz, de COPESA; Mariana Carreras Dann, de SEIP; y Héctor Mansilla, gerente de MEHSA.

“Estamos proponiendo un trato de igualdad con el resto de las empresas; no estamos pidiendo un beneficio, sino una compensación por un ítem que va a generar una reactivación económica y que se recaude más”, sostuvo Cavaco.

“Necesitamos el empuje de todo el sector productivo, pyme e industrial de Chubut, y un trabajo en bloque con el resto de las provincias de la Patagonia que pagan este concepto”, añadieron.

“Si queremos ganar competitividad, tenemos que solucionar estos temas estructurales, sino vamos a seguir trayendo insumos de afuera y no vamos a poder producirlos acá”, agregó el funcionario.

En este contexto de recuperación, la cámara presentó la situación del sector. La mano de obra para las pymes de hidrocarburos es 35% más caro que en Buenos Aires. En el marco de la pandemia la producción de petróleo a nivel país se recuperó a un 97%, un 92% en la cuenca San Jorge y un 94% en Chubut.

“Un incentivo de este tipo pude ser positivo este proyecto que están impulsando, estamos a favor y lo vamos a impulsar desde el lugar que podamos, creo que va a ser beneficios para las pymes de nuestro sector”, señaló Twaerdowski.

“De las 300 empresas, el 60% son regionales, cuando traducimos a trabajadores ese 60% baja al 40%. Y cuando lo traducimos en ingresos, ese número baja al 30%. Muchos de los trabajos que requieren inversión y tecnología, ahí predominan las empresas que son de afuera. Con estos beneficios podremos sostener el empleo o incrementarlo”, concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico